MUNDO

Cuba se abre al ingreso de capitales extranjeros

La Asamblea Nacional aprobó una ley que otorga beneficios fiscales a inversores que se animen a entrar a la economía de la Isla. Los sectores exceptuados son la salud, la educación y la seguridad nacional.

Cuba se abre al ingreso de capitales extranjeros

Con la asistencia del presidente Raúl Castro, los diputados cubanos, reunidos en sesión extraordinaria, acordaron por unanimidad una norma que ofrece beneficios fiscales y tributarios para los inversionistas extranjeros y que permitirá la participación de capital foráneo en todos los sectores de la economía menos la salud, educación e instituciones armadas.

Cuba actualiza así su política de inversión extranjera acuciada por la necesidad de captar capital para desarrollar y dinamizar su economía aunque bajo la premisa de que la entrada de inversión externa no supondrá “vender el país” o “regalarlo en pedazos”, según el gobierno de Raúl Castro.

La isla comunista necesita entre 2.000 y 2.500 millones de dólares anuales para hacer sostenible su modelo y sus reformas, según reconoció el vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, ante el pleno de la Asamblea Nacional, una sesión a la que no tuvo acceso la prensa extranjera acreditada en Cuba.

Murillo explicó que, para acelerar el crecimiento económico, se necesita alcanzar un aumento del Producto Interior Bruto (PIB) entre el cinco y el siete por ciento como mínimo, lo que demanda tasas de inversión anual en torno al 20 por ciento, según declaraciones divulgadas en la televisión estatal.

“Esto demanda un necesario financiamiento externo con el que hoy el país no cuenta”, agregó el también coordinador del plan de las reformas económicas cubanas.

En 2013, el PIB cubano creció un 2,7 por ciento, cifra inferior al 3,6 previsto inicialmente, y para 2014 se prevé un aumento del 2,2, de acuerdo a estimaciones oficiales.

Presentada como un instrumento “estratégico” y “trascendental”, la nueva normativa persigue que la llegada de inversiones extranjeras ayude a diversificar y ampliar los mercados de exportación, acceder a tecnología avanzada, sustituir importaciones y crear empleo.

Cuba dice que esta ley dará a los capitales extranjeros protección y seguridad jurídica y garantiza que esas inversiones no podrán ser expropiadas “salvo por motivos de utilidad pública o interés social previamente declarados por el Consejo de Ministros”.

La norma incluye un régimen especial tributario que contempla la exención del impuesto sobre los ingresos personales a los inversionistas extranjeros socios en empresas mixtas o partes en contratos de asociación económica internacional.

Entre otros beneficios, exime del pago de impuesto sobre utilidades por un período de ocho años, un plazo que el gobierno cubano puede extender.

Otro aspecto destacado es que los capitales foráneos pueden entrar en casi todos los sectores de la economía incluida la agricultura, área prioritaria para un país que gasta al año unos 2 mil millones de dólares en importar alimentos.

Una novedad es que, de forma excepcional, se permitirá inversión extranjera en fórmulas de gestión no estatal, concretamente cooperativas, pero el estado tendrá un papel de control en esos proyectos para que no se produzca concentración de la propiedad.

En cuanto a la contratación de trabajadores locales se seguirá realizando a través de una agencia empleadora estatal, uno de los aspectos que más preocupa a los empresarios extranjeros, si bien esa entidad no tendrá un fin recaudatorio.

En la sesión parlamentaria, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, enfatizó las garantías a los inversores en cuanto a la “protección” de las propiedades adquiridas, o la libre transferencia al exterior de sus utilidades en divisas.

La nueva ley, al igual que la anterior, no impide que los cubanos emigrados inviertan en la isla pero el ministro advirtió que “Cuba no irá a buscar inversión extranjera a Miami (EEUU)”, según un reporte de la agencia Prensa Latina.

Con el triunfo en 1959 de la revolución que lideró Fidel Castro, Cuba nacionalizó las inversiones extranjeras si bien a mediados de los años 80 del siglo pasado comenzó a abrirse a los capitales externos en algunos sectores.

En los noventa, la isla profundizó en esa opción por la grave crisis económica del “Periodo Especial” que padeció el país con el derrumbe de la Unión Soviética, su principal sostén hasta ese momento.

Tras su aprobación el sábado en la Asamblea, la Ley de Inversión Extranjera, que sustituye a la de 1995, entrará en vigor dentro de 90 días, luego de su publicación en la Gaceta Oficial del país.

Fuente: Minutouno.com

Sin comentarios en “Cuba se abre al ingreso de capitales extranjeros”

Deja tu comentario