SALUD

El cáncer de útero provoca 1800 muertes anuales en la Argentina

Un relevamiento del Ministerio de Salud bonaerense en 22 hospitales encontró que casi el 60% de las pacientes que padecen VPH, el virus que origina la enfermedad, tiene entre 15 y 44 años. Recomiendan no saltearse el PAP.

El cáncer de útero provoca 1800 muertes anuales en la Argentina

El cáncer de cuello uterino, el segundo más común en mujeres después del de mama en Argentina, provoca 1800 muertes anuales y unos 3000 casos nuevos por año, mientras en la provincia de Buenos Aires el 57,9% de los casos donde se detecta el virus que origina el cáncer se da entre los 15 y 44 años. Así lo indicó ayer un informe del Ministerio de Salud bonaerense, que además detalló que, aunque se trata del cáncer más fácil de prevenir, a través de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) y controles ginecológicos, es muy común que el de cuello de útero comience a producirse en mujeres jóvenes que no realizan la prevención correspondiente.

El Ministerio de Salud de la Provincia difundió estos datos ayer, en el marco del Día Internacional de Lucha contra el Cáncer de Cuello de Útero, a partir de un relevamiento que realizó en 22 hospitales públicos bonaerenses. Allí detalló que se trata del segundo cáncer más común en mujeres en la Argentina después del de mama y que la Provincia aplicó en 2013 “casi 300 mil dosis gratuitas de la vacuna contra el VPH, su causa más frecuente”. En todo el país, más de 400 mil adolescentes ya completaron el esquema de tres dosis.

La referencia tiene que ver con la decisión presidencial de febrero de 2011 de incorporar la vacuna contra el VPH al Calendario Nacional de Vacunación. Se trata de una vacuna gratuita y obligatoria, que se aplica en centros de salud públicos en niñas de once años “para permitir que con el tiempo se elimine en un 98%” el cáncer de cuello de útero producido por ese virus, según explicó por entonces Cristina Fernández de Kirchner.

Carla Vizzotti, jefa del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, explicó que “la vacuna se da a los once años porque es el momento donde se generan más anticuerpos y es previo a la exposición”. Sobre el control ginecológico, dijo que “hace que cualquier lesión se diagnostique precozmente, se trate y se cure”.

A diferencia de los datos bonaerenses, las últimas cifras de la IARC (International Agency for Research on Cancer) indican que en la Argentina se diagnostican cerca de 5000 casos nuevos por año.

TRANSMISIÓN SEXUAL. El VPH es una enfermedad de transmisión sexual que causa el 99,7% de los casos de cáncer de cuello de útero. Se trata de una de las causas más frecuentes de infección de transmisión sexual en el mundo. El uso de preservativo disminuye el riesgo de contagio pero no lo previene por completo, porque puede afectar a los lugares externos de los genitales, como la base del pene. En la cartera sanitaria nacional explican que “si la infección persiste por muchos años y es producida por genotipos de alto riesgo oncogénico, la infección por VPH puede causar lesiones en el cuello del útero de la mujer que pueden evolucionar al cáncer, si no son controladas”.

Es más habitual en las mujeres, pero también puede darse en hombres. La directora del Instituto provincial del Cáncer, Alejandra Fontao, advirtió que el “virus de transmisión sexual afecta tanto a mujeres como a hombres” y dijo que “tiene más riesgos en la población femenina, porque los cánceres que pueden desarrollarse en los varones relacionados con el VPH son muy poco frecuentes”. La especialista le dijo a Tiempo Argentino que “factores de inmunodeficiencia, como el SIDA, hacen que la evolución del cáncer sea a una edad muy temprana porque cambia la dinámica del cáncer y hace que se acelere notablemente”.

El ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, instó a “realizarse los controles ginecológicos con frecuencia”. Desde la cartera sanitaria que dirige, manifestaron que de 1000 mujeres de entre 18 y 65 años consultadas en la provincia, sólo el 38,8% afirmó haberse realizado un Papanicolau (PAP) en el último año.

Fontao explicó que existen “dos instancias” de prevención y afirmó que “la primera es la vacunación contra el VPH, su causa más frecuente, y la segunda es el PAP y la colposcopía”.

Desde el ministerio bonaerense dieron también precisiones sobre el virus: “Las clases de VPH son más de 100 y, de ese total, existen alrededor de 40 tipos que afectan a la zona genital, los cuales se dividen en dos grandes grupos, los de bajo riesgo oncogénico y los de alto riesgo oncogénico, que son alrededor de 15. Los más comunes son el 16 y el 18, prevenibles con la vacuna”.

La valoración de los argentinos

51% de los argentinos no puede mencionar ninguna causa que genere cáncer de cuello uterino (CCU).

* Sólo el 11% de los encuestados menciona que el Virus del Papiloma Humano (VPH) causa el CCU, porcentaje muy bajo considerando que el VPH es la causa necesaria para padecer cáncer de cuello de útero.

Siete de cada diez argentinos saben que el CCU puede prevenirse (proporción que aumenta entre las mujeres a ocho de cada diez).

La Vacunación (31%) y el Papanicolaou (28%) son las dos formas de prevención de CCU más mencionadas entre quienes conocen alguna forma de prevención del CCU.

* La mitad de los argentinos declara conocer la existencia de la vacuna para prevenir el CCU.

Fuente: Estudio nacional hecho por TNS Gallup a pedido de GlaxoSmithKline a mediados del año pasado.

Aplicación de la vacuna

Según detallan desde el Ministerio de Salud de la Nación, “la vacuna contra el VPH permite inmunizar a las niñas contra dos tipos de VPH de alto riesgo oncogénico (los genotipos 16 y 18), responsables del 77% de los casos de cáncer de cuello uterino”. Para que sea efectiva, es importante la aplicación de las tres dosis: la primera al momento cero, la segunda al mes y la tercera a los seis meses de la primera, aunque terminarla en cualquier momento igual es importante, en el caso de alguna demora. Se aplica de forma gratuita en todos los vacunatorios y hospitales públicos para las niñas de once años, ya que las investigaciones demostraron mayor eficacia inmunológica al ser aplicada en la preadolescencia. Desde el ministerio explican que “la Comisión Nacional de Inmunizaciones recomendó la vacunación para las niñas que hayan cumplido los once años, considerándola como la estrategia más adecuada para administrar eficazmente un recurso limitado”. Para niñas y mujeres no incluidas en esa franja, será necesaria la evaluación individual por parte de un profesional médico, quien definirá en cada caso la necesidad de su adquisición y aplicación en el sector privado. Para aplicarlas en el sector privado, hay dos marcas: Cervarix y Gardasil. De la primera, cada dosis cuesta $ 820 y la otra, $ 898, incluyendo la aplicación. Algunas prepagas cubren algún porcentaje, según el plan.

El ejemplo de Tita

“Muchacha, hacete el Papanicolau”, recomendaba en los ’80 Tita Merello, a través de la pantalla de la televisión. Es que, al comienzo de esa década, fue diagnosticada con un cáncer y quedó internada en el Hospital de Clínicas, donde pudo recuperarse. “Doctor Papanicolau, ese que hizo posible que hoy estuviera hablando contigo”, dijo al salir.

Fuente: Tiempo Argentino

Sin comentarios en “El cáncer de útero provoca 1800 muertes anuales en la Argentina”

Deja tu comentario