CIUDAD

Radares: “Lo que se pretende es meterle la mano en el bolsillo a la gente”

Sostuvo el concejal del Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, Martín Salaberry quien consideró que “en el caso de Avenida Cabrera, así como La Carrindanga o Avenida Presidente Alfonsín son accesos a la ciudad y vías rápidas, que tienen doble carril en el mismo sentido, y que además, en el caso de Alfonsín, es camino de circunvalación, paso de cientos de camiones diariamente”. Por lo que, concluyó: “60 km es totalmente irazonable y ridículo, es una avenida que tendría que tener un límite de entre 80 y 90 km”.

Radares: “Lo que se pretende es meterle la mano en el bolsillo a la gente”

El concejal del Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, Martín Salaberry, consideró que “cuando se incorpora una nueva tecnología o infraestructura vial, en este caso radares o sistemas de fotomultas para nosotros lo que debe primar en esto es el cuidado y la protección del vecino, y no tener un fin meramente recaudatorio”.

En tal sentido apuntó: “la aplicación de esa tecnología, en orden a la ubicación específica de un radar, es lo que puede hacer que sea buena o  contraproducente”.

“El radar no es bueno o malo en sí mismo” -agregó-, de hecho “en todos los países del mundo se usan, lo que hay que ver es en orden a cuáles son los límites máximos y mínimos de velocidad” observó en diálogo con el programa “Un Toque” que conduce Alejandro Filippone.

En cuanto al mapa de instalaciones que diera a conocer esta semana el Ejecutivo comunal, Salaberry precisó: “nosotros no compartimos algunas ubicaciones puntuales, en avenidas concretamente, porque nos parece que la única finalidad es recaudar -reiteró-, y en tal caso si el fin no es recaudatorio, debiesen elevarse un poquito los límites máximos de velocidad”.

Al ser consultado específicamente por el límite de 40 Km/h fijado para La Carrindanga, disparó: “es ridículo”.

Y fundamentó: “En el caso de Avenida Cabrera, así como La Carrindanga o  Avenida Presidente Alfonsín son accesos a la ciudad y vías rápidas, que tienen doble carril en el mismo sentido, y que además, en el caso de Alfonsín, es camino de circunvalación, paso de cientos de camiones diariamente”.

Entonces, concluyó: “60 km es totalmente irazonable y ridículo, es una avenida que tendría que tener un límite de entre 80 y 90 km”.

En cuanto a Avenida Cabrera -reconoció-,  ”es cierto que el límite máximo está fijado por una ley nacional (la 24.449), a la que adhiere la Provincia de Buenos Aires, pero allí se establece en un inciso de la normativa, que ese límite máximo puede ser el de la onda verde, en el caso de que existan semáforos”. La sincronización del tiempo para llegar entre uno y otro “es el límite máximo de velocidad” permitido.

La propuesta del Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo es que sea “70 km/h,  y generar una onda verde con semáforos que duren más tiempo en verde, alrededor de un minuto, para darle más fluidez al tránsito, y tener semáforos sincronizados y más cerca para que los peatones también puedan cruzar”.

“Hay cuestiones que tienen que ver con el sentido común. Una avenida como Newbery o Alfonsín, donde pasan cientos de camiones, a 55 km/h, lo que va a hacer el producir colisiones, accidente, en vez de de lograr una vía rápida, razonable en la velocidad máxima, que permita tener fluidez y a su vez otorgar seguridad a las personas” finalizó.

Semáforos con segunderos de cuenta regresiva

El concejal es autor de un Proyecto de Ordenanza, que fue aprobado la semana pasada, destinado a implementar una “nueva generación de semáforos que incorporan recontadores con segunderos de cuenta regresiva, para que el peatón que cruza una calle sepa exactamente cuánto tiempo le queda” para esa acción. Válido también para los conductores

 

 

Sin comentarios en “Radares: “Lo que se pretende es meterle la mano en el bolsillo a la gente””

Deja tu comentario