SALUD

Los primeros auxilios pueden evitar 4 de 10 muertes por paro cardíaco

Especialistas y autoridades coinciden en la importancia de la capacitación y explican las maniobras principales. Por ley, este año deberían comenzar a estudiarse en las escuelas las técnicas de reanimación cardiopulmonar.

Los primeros auxilios pueden evitar 4 de 10 muertes por paro cardíaco
El 90% de los ataques cardíacos ocurre en la vía pública y sólo el 5% de los pacientes llega vivo al hospital. En ese dato coinciden los principales centros especializados del país.
La impotencia que puede provocar no tener herramientas para ayudar a una persona que padece una emergencia en su salud, tiene una salida: más del 40% de las muertes que se producen por paros cardiorrespiratorios podrían evitarse si al paciente se le realizan técnicas de reanimación (RCP) antes de que llegue la ambulancia.
La Fundación Cardiológica Argentina sostiene, por ejemplo, que la mitad de los 30 mil fallecimientos anuales por muerte súbita podría impedirse si hubiese gente alrededor capacitada para realizar reanimación cardiopulmonar.
Este verano, la Costa Atlántica se revolucionó cuando la caída de un rayo en una playa de Villa Gesell mató a cuatro jóvenes y dejó a otras 21 personas heridas. Dos de los turistas lastimados consiguieron llegar vivos al Hospital Municipal gracias a las maniobras de resucitación que les efectuaron sus padres.
Priscila Ochoa, de 16 años, no pudo salvarse y falleció horas más tarde. Pero su hermana Salma, de 11, consiguió regresar con vida a su San Luis natal. En esos días, el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia, advirtió que esas maniobras “pueden salvar la vida de uno de cada tres paros cardiorrespiratorios”.
En el mismo sentido se expresa ante este diario Martín Etcheverry, instructor de primeros auxilios de Cruz Roja Argentina: “Cuanto más conocimiento tenga una persona sobre eso, más chances hay de que el paciente sobreviva. Se calcula que si una persona que sufre un problema cardíaco no es asistida antes de llegar al hospital, cada minuto que pasa pierde un 10% de chances de sobrevivir, lo cual hace improbable que puede llegar al centro médico con vida”.
Rodolfo Faillace, director nacional de Emergencias Sanitarias, explica que “los primeros auxilios abarcan varias lesiones, en su mayoría triviales, y luego está la reanimación cardiopulmonar, que es la más extrema”. Esta última, renueva algunas de sus características en el mundo cada cinco años, a partir de nuevos patrones de conducta y evidencias científicas.
Según el funcionario, este año comenzará a instrumentarse la ley nacional que indica que el Ministerio de Educación debe promover acciones para la toma de conciencia sobre la relevancia social de difundir y aprender las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar básicas con carácter voluntario, altruista, desinteresado y solidario, con el objetivo de capacitar a los estudiantes de los niveles medio y superior en la atención primaria para prevenir muertes evitables en el ámbito extrahospitalario.
“Se va a dictar en los colegios. Hay que capacitar a los testigos comunitarios que conviven con quienes puedan sufrir un paro. Esa es la famosa cadena de vida, que empieza cuando alguien hace el RCP mientras otro llama al sistema de emergencia. Le sigue el uso del desfibrilador –que cuanto más rápido llegue, más efectiva hará la atención–, el traslado, y después la atención médica en un lugar de complejidad cardiológica”, detalla.
Faillace precisa que la cartera sanitaria nacional suele realizar estos talleres en organismos del Estado y públicos, como Tecnópolis o la ex ESMA, y también en plazas o comunidades de pueblos originarios. “En el verano, también lo hacemos en las playas, con instructores, videos, prevención.
En el mundo está bajando la mortalidad en paros cardíacos porque la gente está empezando a aprender RCP. Falta mejorar la técnica, los sistemas de emergencias y que haya siempre un desfibrilador en lugares donde hay mucha gente, como subtes, estadios, etcétera”, advierte.
En los últimos seis años, el Programa de Enseñanza de RCP del Ministerio de Salud de la provincia les enseñó esta técnica a más de 100 mil bonaerenses. Luis Crovetto, director provincial de Atención Primaria de la Salud, le dice a Tiempo Argentino que “la actividad que puede realizar una persona con conocimientos de este tipo ha mejorado muchísimo los indicadores” y anuncia que “por primera vez, la provincia está trabajando con el Ministerio de Educación local en la capacitación curricular de los docentes de primero a sexto grado en asuntos de salud y primeros auxilios para que después trasladen eso a los chicos, y ellos, a su vez, lo trasladen a sus casas. Va dirigido a salvaguardar situaciones críticas de salud”.
Cómo ayudar en un paro cardiorrespiratorio
CHEQUEO. Para comprobar si la persona en emergencia está o no consciente, es necesario palmearle ambos hombros y hablarle fuerte para ver si hay algún tipo de respuesta. Si no responde al estímulo que se le practica, llamar al 107 o al 911 e indicar que la persona está inconsciente.
RESPIRACIÓN. Es necesario mirar el pecho y el vientre del accidentado para ver si respira. Si lo hace, hay que ponerlo de costado. De lo contrario, hay que empezar las maniobras de resucitación.
RCP. Colocar una mano arriba de la otra, entrelazar los dedos, y empezar a comprimir en el centro del pecho sobre el esternón.
CANTIDAD. El ritmo es de 30 compresiones, lo más rápido posible, con intervalos de dos segundos. En ese intervalo, conviene realizar dos respiraciones boca a boca, de un segundo cada una. El consejo generalizado es no hacer menos de 100 compresiones en un minuto.
TALLERES. Es importante practicar las técnicas para ayudar frente a un paro cariorrespiratorio en talleres especializados, con simuladores.
Fuentes: Cruz Roja Argentina y Ministerio de Salud de la Nación.
Dónde aprender las técnicas
Ministerio de Salud de la Nación: la Dirección de Emergencias Sanitarias ofrece cursos grupales gratuitos. Consultas: <http://www.msal.gov.ar/dinesa>.
Cruz Roja Argentina: los cursos suelen ser privados, aunque hay gratuitos. Consultas: <capacitacion@cruzroja.org.ar>.
Provincia de Buenos Aires: en universidades y cuarteles de bomberos. Para sumarse a algún taller, el contacto telefónico es 0221-4838858 / 4210709 / 4256178.
El día que “el Toba” salvó a Martín 
Héctor Luis “El Toba” García sabía primeros auxilios desde siempre. Su primera experiencia de colaboración fue a los 16 años, cuando viajaba en tren a su casa y debió asistir en un parto de urgencia. Lo que no se imaginaba era que iba a necesitar sus conocimientos de resucitación para salvar a alguien de la represión policial más sangrienta de la democracia.
El 20 de diciembre de 2001, El Toba se acercó al centro porteño porque se preocupó al ver que las Madres de Plaza de Mayo también eran víctimas de los ataques policiales. Su familia está desaparecida y el dato de las Madres lo sensibilizó demasiado.
En la plaza del Obelisco, presenció una balacera y se topó con varios de los heridos. Tuvo que elegir a quién ayudar. “Cuando vi a Martín (Galli, un militante que por entonces tenía 26 años), él estaba en un paro cardiorrespiratorio y le apliqué las técnicas de reanimación”, le cuenta El Toba a Tiempo Argentino, y reconoce que también colaboró su intuición para tapar con el dedo, de manera suave, el orificio de bala que el joven tenía en la nuca. “Le salía mucha sangre y traté de presionar despacio para evitar la hemorragia. En un momento se cortó”, recuerda.
Dos veces tuvo que hacerle masajes cardíacos: “La primera resultó más simple porque él reaccionó rápido, con un poco de masajes y respiración boca a boca. Pero la segunda fue más complicada, en el taxi, camino al hospital. Como no había reacción, le pegué un puñetazo entre la clavícula y el pecho y ahí despertó.”
Hoy son amigos, casi hermanos, y cada tanto hablan de lo ocurrido. Martín dice: “La verdad que, aunque creo que sería importante, hasta ahora no hice ningún curso de primeros auxilios. Pero trabajo en una biblioteca y siempre miro el contenido de los libros que hablan del tema.”
Los nervios del momento no le permiten al Toba acordarse cuánto tiempo le llevó cada maniobra, pero dice que le parecían siglos. Sobre la importancia de saber primeros auxilios, El Toba sostiene: “Uno trata de aportar algo. Creo en la prevención. Cuando hablamos de salud, no deberíamos hablar de enfermedad, sino de bienestar. Cuando hablamos de enfermedad, ya es tarde.”
Los primeros auxilios
Según detalla un manual del Ministerio de Salud de la Nación, los primeros auxilios son los cuidados básicos que se dan de manera inmediata a una persona que ha sufrido una urgencia, emergencia o enfermedad repentina. La persona que realiza el primer auxilio es un eslabón entre el accidentado y el equipo de salud.
Hay personas que prefieren no ayudar a un accidentado porque temen que su auxilio pueda causar un daño peor. Es cierto que si no se sabe cómo revisar a la persona no hay que hacerlo, pero sí hay algunas acciones que pueden ayudar. Se suele decir que si una urgencia no es atendida, puede transformarse en emergencia.
La cifra. El 95 por ciento de los accidentes infantiles pueden ser evitados con precauciones básicas, que deberían formar parte de los hábitos de los adultos que conviven con chicos.
Fuente: Tiempo Argentino
Sin comentarios en “Los primeros auxilios pueden evitar 4 de 10 muertes por paro cardíaco”

Deja tu comentario