ECONOMIA

En sólo una semana, las cerealeras cumplieron y liquidaron un 74% más

Luego de la reunión con el gobierno nacional, las grandes firmas agroexportadoras vendieron por sobre los niveles de igual período del año 2013. Desde las empresas aseguraron que se va a cumplir con los U$S 2000 millones prometidos para febrero

La liquidación de exportaciones de las cerealeras alcanzó los U$S 419 millones la semana pasada y marcó el primer paso del cumplimiento del acuerdo con el que el gobierno nacional espera calmar las aguas cambiarias hasta marzo, época en la que la entrada de divisas intensifica su ritmo. En este contexto –acompañado por la suba de tasas impulsada por el Banco Central– la divisa estadounidense mostró estabilidad y anotó caídas en la jornada de ayer tanto en el segmento oficial como en el paralelo.

“Se empezó a liquidar una parte de los 2000 millones de dólares que estimamos que van a entrar durante febrero en función de lo que le transmitimos al jefe de Gabinete (Jorge Capitanich) y al ministro de Economía (Axel Kicillof)”, le indicó a Tiempo Argentino el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA), Alberto Rodríguez. La liquidación de la semana estuvo un 74,68% por encima del mismo período de hace un año atrás y desde el inicio de 2014 los exportadores liquidaron U$S 1488,41 millones, poco más de U$S 100 millones por debajo de los U$S 1589,80 millones registrados en el mismo lapso de 2013. Cabe destacar que en CIARA se aglutinan firmas de la talla de Nidera, Dreyfus, Bunge, Cargill, y Aceitera General Deheza.

“Se nota un aumento fuerte del ritmo de la liquidación y hay un elemento de estabilización de las ventas del año, con el 2014 ya casi igualando a lo que entró en 2013. Con el acuerdo que hubo entre el gobierno y las exportadoras parece que la semana que viene y la siguiente van a ser similares, con lo que se puede ser optimista”, planteó Ramiro Costa, jefe del Departamento Económico Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En la reunión que la semana pasada mantuvo el gobierno con los actores más importantes del sector se habló de números más detallados sobre cuánto iba a entrar semanalmente. Aunque se especula con que en los próximos siete días entrarían U$S 500 millones más, para terminar con U$S 1000 millones extras en los últimos diez días del mes, desde las empresas sostuvieron que “no es correcto andar difundiendo los detalles del acuerdo con el gobierno” y subrayaron que “lo importante es asegurar que se va a cumplir con el número global”.

Desde el costado de la producción –de los que le venden a las exportadoras que luego venden al exterior y liquidan– el clima es más tenso, ya que todavía se mantiene presente la idea de acumular por incertidumbre y se rechaza el aumento del costo de la producción ante la suba de tasas.

“Lo que se necesita es generar confianza real porque para un hombre de campo tener su producción es tener dólares y para desprenderse tiene que empezar a pensar en pesos”, indicó Javier Buján, presidente de Kimei Cerelaes y del Centro de Corredores y Agentes de la Bolsa de Cereales. El sector de los productores –entre ellos los nucleados en la Mesa de Enlace– es el más reacio y uno de los que más ha especulado públicamente con no vender granos.

A pesar de esto, desde las exportadoras proyectan con optimismo una baja de las tensiones del escenario. “Lo que vemos es que de a poco los productores comienzan a realizar la venta de la soja que tenían guardada. Es cierto que hoy la soja está no menos de 40 dólares por arriba de lo que va a estar en abril, y con el dólar calmado les conviene agilizar el mercado”, indicó a este diario una fuente del sector. Además sostuvo que “el productor tiene que pensar en vender porque necesita la plata para abonar gastos de la cosecha de la nueva soja”.

En este escenario, el dólar mostró ayer otra señal de estabilidad en la city porteña y cayó en todas sus variantes. El dólar mayorista para transacciones comerciales cerró a $ 7,82, mientras que en el promedio de las casas de cambio autorizadas y entidades financieras el valor al público quedó en 7,84 pesos. En los últimos cinco días cayó 17 centavos.

En tanto, el segmento paralelo mantiene la escasez de operaciones que empezó a vivir luego del ablandamiento del control de cambios y la divisa estadounidense cerró en los negocios de última hora en un promedio de $ 11,60 para la venta, 50 centavos menos que en la jornada anterior.

La suba de tasas que impulsó el Banco Central –cerca de 10 puntos en los últimos 15 días– aportó a este escenario generando un nuevo atractivo para tranquilizar la demanda de dólares y aumentar la oferta a partir de aquellos que venden sus tenencias en moneda extranjera para colocar pesos en los bancos.

La autoridad monetaria que encabeza Juan Carlos Fábrega adquirió U$S 20 millones ayer en el mercado mayorista, pero las reservas volvieron a caer principalmente por la utilización de divisas para el pago de importaciones de energía. El saldo terminó en U$S 27.738 millones, U$S 83 millones menos que el viernes.

El manejo de las expectativas que tiene el mercado es una tarea fundamental para el Central, con lo que la participación como comprador mostrando poder de fuego y la baja del billete estadounidense que se da junto a esto marcan la cancha. El éxito en el mantenimiento de su estrategia actual depende mucho de que se cumplan los acuerdos de liquidación de exportaciones, y estas últimas dependen de que se mantenga el tipo de cambio estabilizado en el tiempo. Son dos patas fundamentales del conflicto que están íntimamente interconectadas.

Por el momento, parece que la reacción de los agentes económicos se ubica dentro del empezar a creer en la estabilidad lograda luego del cimbronazo de una devaluación brusca. Por sólo citar un caso sectorial, el director de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), Ricardo Salomé, consideró que habrá una estabilidad en los valores y “si el dólar se mantiene en 8 pesos, todos los insumos importados que tienen las autopartistas se irán reacomodando, y a partir del segundo trimestre habrá un panorama más claro sobre cómo se presentará el año”.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ya dijo públicamente lo que hace un tiempo que se sostiene hacia el interior de la administración económica del gobierno: el precio de convergencia de los diferentes tipos de dólares tiene que mantenerse en los ocho pesos, valor suficiente para recuperar competividad y calmar las expectativas de devaluación. El economista Enrique Dentice, de la Universidad de San Martín, analizó que “toda la estrategia en este momento es llegar a marzo con mayor comodidad, y en ese aspecto todo lo que se está haciendo es mostrar fuentes de dinero para dejar atrás los grandes trastornos”. Además analizó que la mayor liquidación va a ayudar a mantener calmo el escenario y “liberar la presión sobre las tasas de interés, que si bien el Central las llevó para arriba no implican una política oficial sino una herramienta que es usada en un momento en que es necesario”.

La bolsa cayó un 3,17%

El índice Merval de la Bolsa porteña retrocedió ayer un 3,17% en una jornada en la que las 14 empresas que integran el indicador líder cerraron con números en rojo. Los títulos públicos también registraron retrocesos en la mayoría de los papeles de mayor demanda.

Con la cautela de los inversores al frente de todas las operaciones el volumen de negocios rondó los 81 millones de pesos y las bajas en las acciones fueron lideradas por los papeles de Edenor (-6,21%), Pampa Energía (-5,29%), Comercial del Plata (5,05%) y la petrolera YPF (-4,54%).

Con la baja de ayer, el Merval acumula un retroceso de 10,16% en los primeros diez días de febrero

En tanto, en la negociación de los títulos públicos lo mejor de la jornada financiera pasó por el cupón atado a la evolución del Producto Bruto Interno (PBI) en pesos, con una mejora de 2,41 por ciento, seguido por el RS14 (+2,12%) y el PR15 (+1,85%).
Por el contrario, las mayores bajas se registraron en los bonos PAR y Discount, con mermas de entre un 3,5 y un 2 por ciento.

Fuente: Tiempo Argentino

Sin comentarios en “En sólo una semana, las cerealeras cumplieron y liquidaron un 74% más”

Deja tu comentario