MUNDO

Estados Unidos podría volver a utilizar la silla eléctrica y la cámara de gas

Es ante los problemas de fabricación de los fármacos que se usan para la inyección letal. Ninguno de los Estados que aplica la pena de muerte se plantea eliminarla.

Estados Unidos podría volver a utilizar la silla eléctrica y la cámara de gas

La silla eléctrica, el pelotón de ejecución o la cámara de gas: algunos Estados norteamericanos, afectados por la escasez de medicamentos para infligir la pena máxima, estudian resucitar viejos métodos de ejecución, que habían sido abandonados debido a su brutalidad.

Desde Virginia a Wyoming, pasando por Missouri, hay políticos que proponen recuperar antiguas prácticas para salir del problema en el que se encuentra la inyección letal generalizada desde 1982 en Estados Unidos.

Desde que los fabricantes europeos se rehusaran suministrarles, los 32 Estados americanos que practican la pena de muerte tratan por todos los medios de encontrar nuevos proveedores. Y se ven obligados a responder a las críticas cada vez más numerosas, que denuncian la procedencia de los nuevos productos y los sufrimientos que puedan infligir.

“Cada vez que un método de ejecución se pone en duda resurge la idea de que esto pondrá fin a las ejecuciones y a la pena de muerte en este país”, explica Deborah Denno, profesor de derecho en la Universidad Fordham.

La Cámara de representantes de Virginia aprobó el 22 de junio pasado un proyecto de ley que autoriza la ejecución con silla eléctrica, si no se dispone de fármacos para la inyección letal. El texto, impulsado por el republicano Jackson Miller, debe ser aún aprobado por el Senado local para entrar en vigor.

En Virginia, donde la silla eléctrica fue utilizada por última vez en enero de 2013, como en otros siete estados, los condenados a muerte pueden elegir hoy día entre la electrocución como alternativa a la inyección intravenosa. Pero no puede ser impuesta.

En Missouri, hostigado por el controvertido origen de su anestesia, fabricada por un farmacéutico sin licencia, el ministro de Justicia Chris Koster planea una vuelta a la cámara de gas. Protesta por la “barrera artificial” erigida con las críticas para “impedir al Estado aplicar la pena capital” y promete que “a menos que cambien las cosas en los tribunales, el poder legislativo estará obligado a financiar otros métodos de ejecución para hacer justicia.

La cámara de gas es legal en este Estado, en Arizona y Wyoming si la escoge el preso. Fue utilizada por última vez en Arizona en 1999.

El condenado es instalado y atado a una silla colocada en medio de un compartimento estanco y acristalado, antes de que se introduzca el gas tóxico cianuro de hidrógeno, provocando una muerte “extremadamente violenta”, según un periodista local.

Otro republicano de Missouri, Rick Brattin, propone volver al pelotón de ejecución, utilizado por última vez en 2010, en Utah. La propuesta será examinada a partir del 10 de febrero por el Senado de Wyoming, un estado en el que solo hay un condenado en el denominado “corredor de la muerte”.

“Considero la cámara de gas cruel e inhabitual, propongo mejor el pelotón de ejecución porque, en comparación con otros métodos de ejecución, es francamente el menos caro para el Estado”, declaró el senador republicano.

“Los políticos de muchos Estados comienzan a perder toda credibilidad. ¿Cuántas veces van a volver al pasado?”, se pregunta Deborah Denno, experta en métodos de ejecución. “Si pasamos a la inyección letal fue porque la electrocución no funcionaba, porque la cámara de gas tampoco funcionaba”, subraya recordando que el ahorcamiento, aún posible en tres Estados si el condenado lo elige, fue abandonado en 1996.

“Hubo demasiadas ejecuciones fracasadas, una vuelta atrás sería considerada como una regresión”, estima por su parte Richard Dieter, director del Centro de Información sobre la pena capital (DPIC). “Si volvemos a estos métodos, tendremos historias terribles y eso acelerará el final de la pena capital”, dijo a la agencia AFP.

Ron McAndrew, un antiguo verdugo de Florida, aún recuerda afectado una electrocución de hace 17 años. “Una columna de humo apareció bajo su casco, seguido de una larga llama, una llama que venía justo delante de mi cara (…) y después mucho humo y más fuego que venía de la cabeza”, relata a AFP.

“Durante los once minutos que siguieron, la habitación se llenó de humo, quemamos la parte superior de su cabeza, Es la peor humareda que hamás he sentido”.

Fuente: Infonews

Sin comentarios en “Estados Unidos podría volver a utilizar la silla eléctrica y la cámara de gas”

Deja tu comentario