SALUD

Crean un laboratorio de Células Madre

Será el primer centro de investigación de Latinoamérica dedicado a estas terapias. Un grupo de médicos y un arquitecto ocupan su tiempo libre y aportan su dinero para trabajar en la creación de este espacio en un subsuelo del Hospital de Clínicas. “Es amor y pasión”, explica el futuro director del centro.

Crean un laboratorio de Células Madre

Será el primer laboratorio de Latinoamérica dedicado a la investigación de terapias basadas en Células Madre y enfermedades cromosómicas, y estará ubicado –ni más ni menos– que en el reconocido Hospital de Clínicas José de San Martín. El espacio beneficiará a miles, tal vez millones de pacientes de todas las edades que sufran alzheimer, leucemia, parkinson, depresión, diabetes, infarto de miocardio, y otras enfermedades que habitualmente se presentan en los pacientes con patologías cromosómicas, además de ampliar y fortificar la investigación nacional en células madre.

La obra fue puesta en marcha el año pasado, y es producto de la asociación entre el Hospital de Clínicas y la Fundación Cromos, que en el año 2011 crearon el Programa Integral de Patologías Cromosómicas, Genéticas y Conducta, y que a su vez posibilita la atención de miles de pacientes de América Latina y el acceso a tratamientos. Por medio del programa de atención del nuevo laboratorio, los pacientes que acudan al Hospital de Clínicas podrán contar con una atención integral, y podrán organizar su tratamiento y seguimiento correspondientes

POR QUÉ EN EL CLÍNICAS. El hospital, cuya estructura equivale a 13 manzanas una arriba de otra, fue el elegido para albergar al laboratorio porque es un sanatorio público al que a diario acuden 3000 pacientes, ya que allí trabajan muchos de los mejores profesionales del país, y por amor a sus paredes, sus rincones místicos y a todo lo que contiene.

“Me recibí en el hospital, y siempre ha sido un lugar muy importante para mí. Cuando surgió esta idea, dijimos ‘qué mejor lugar que el Clínicas, el hospital de la UBA’. Acá estamos en familia”, explica Sandra Iacobini, jefa del Programa Integral de Patologías Cromosómicas, Genéticas y Conducta, y directora de la Fundación Cromos. “Es amor y pasión”, dice por su parte Juan Carlos Biancotti, quien será el director del laboratorio, y para intentar ampliar su declaración agrega que “los que nos dedicamos a la ciencia no ganamos mucho dinero, y es muy difícil conseguir subsidios. Es más, en el 90% de nuestros trabajos sufrimos la frustración, pero cuando damos con ese 10% de acierto, ¿quién nos para?”, y la respuesta fue inmediata. “No nos para nadie, porque la satisfacción posterior nos paga todo.”

Las ganas de ayudar, el amor y agradecimiento al hospital y a la Universidad junto a la plena convicción del bien que el nuevo espacio brindará a la sociedad, conforman el alma máter del proyecto que se refleja en todos los miembros del equipo. Fabio Quintana es el arquitecto al mando de la construcción del laboratorio. Para él, que el espacio se ubique en un hospital público es fundamental porque “en algún momento, todos fuimos, somos o seremos pacientes del hospital. No importa nuestro estrato social, ni los accidentes o catástrofes que vivamos, siempre nos pueden traer al Clínicas. Acá te atienden y después preguntan quién sos y cuál es tu obra social”, cuenta, y recuerda: “A mi mamá le salvaron la vida en el Clínicas, y siempre estaré agradecido.”

El arquitecto también es graduado de la UBA, y en varias oportunidades no duda en sacar dinero de su bolsillo para pagar algún material para la construcción. No es el único. La doctora Sandra Iacobini pasa noches sin dormir pensando en el proyecto, en el futuro, en las decisiones a tomar pensando en este proyecto; y las toma: puso en venta dos propiedades para sumar fondos y colaborar con la construcción del laboratorio. “No lo dudé ni un segundo, este es un proyecto muy importante”, advierte. “Es como cuando te enamorás del amor de tu vida –agrega–, no podés evitarlo, y a eso le sumamos que estamos seguros de que este centro dará mucho a la atención médica de miles de pacientes y estimulará a la creación de otros en todo el país.”

Martin Pou, estudiante de Medicina y uno de los técnicos del laboratorio, se siente “comprometido” con el proyecto, y sentencia que “todos, al menos alguna vez en su vida, deberían tener la voluntad de ayudar, y de querer escapar de la impotencia de lo que parece imposible”.

POR QUÉ ES IMPORTANTE. Una de las terapias con células madre que se estudiarán tiene que ver con el tratamiento para lesiones oculares por derrame de químicos, ácidos o alcalinas. Este tipo de afección es muy común en accidentes laborales y domésticos y, en la mayoría de los casos, desemboca en la ceguera total. El procedimiento –que consiste en el transplante de células madre limbares– ya se realiza en China, Italia e India, por lo que luego de analizarlo en nuestro país, será aun más sencillo llevarlo a la práctica en pacientes.

“Consideramos que la investigación con células madre en el Hospital de Clínicas logrará superar a la media que está trabajando en el tema en todo el país”, destaca Biancotti. El experto también detalla que se utilizarán células madre autólogas (del propio paciente), ya que poseen mayor compatibilidad, y luego se analizará la posibilidad de utilizar células heterólogas (donadas de otras personas y que sean compatibles con el paciente).

Otra de las terapias estará dirigida a la recuperación del daño producido por los accidentes cerebrovasculares (ACV). “La misión a cumplir por medio de las células madre es reducir el área de lesión al mínimo, y lograr la regeneración celular. Esto se puede lograr a partir de la inyección de células madre en el cerebro, ya que tienen mayor aceptación que otras implantadas en otra parte del cuerpo”, asegura Biancotti.

La tercera investigación con células madre atenderá al tratamiento de la diabetes tipo 1, conocida como “diabetes juvenil”. El procedimiento consistirá en diferenciar células madre en células productoras de insulina que sean sensibles a la regulación por los niveles de glucemia. Estas células se introducirían en el paciente gracias a un dispositivo que se colocará en el brazo de forma subcutánea. “La metodología está en estudio y esperamos poder optimizarla y llevarla a ensayos clínicos en el mediano plazo”, cuenta Sandra.

En el laboratorio también se realizará el cultivo in vitro de algunas enfermedades cromosómicas para recrearlas, y modificar algunos aspectos de manera genética o farmacológica. “Usaremos las células en cultivo y analizaremos los genes específicos que puedan modificarse genéticamente, y por lo tanto, cambiar algunas de sus características”, explica Biancotti. “Por ejemplo, el retraso mental en los casos del Síndrome de Down”, añade el profesional.

Las enfermedades cromosómicas están relacionadas a las alteraciones o anomalías de los cromosomas, ejemplos de estas son, el Síndrome de Turner, klinefelter, X frágil, XYY (Síndrome de Sandberg), Cri du Chat, Patau, entre otros.

En la Argentina se estima que son 200 mil las personas que padecen alguna patología cromosómica, pero menos del 10% cuenta con un diagnóstico certero. En este sentido, el hospital también contará con campañas informativas sobre las diferentes enfermedades.

De esta forma, la gente sabrá de qué se tratan, y cuando un niño presente distracción, sus padres podrán consultar y obtener un diagnóstico claro, ya que en muchos casos las enfermedades cromosómicas son confundidas con el Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD).

Una actividad en pleno desarrollo

A nivel nacional la investigación basada en células madre y enfermedad cromosómica se encuentra en pleno desarrollo. En la actualidad, los únicos tratamientos establecidos como terapéuticos por el INCUCAI (organismo que regula y fiscaliza las actividades relativas a la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células) son: el trasplante alogénico (de una persona a otra) de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical; y el autotrasplante con células autólogas (de una persona para sí mismo) de células de médula ósea y sangre periférica para tratar leucemias o mielomas; las anemias aplásticas, entre otras patologías de la sangre. Además, de todos los protocolos de investigación que han sido evaluados por el INCUCAI en los últimos años, actualmente están aprobados y en desarrollo tres ensayos clínicos.

Lo que se necesita

Para llevar a cabo la construcción se necesitan 460 litros de esmalte sintético base al agua, 80 litros de aguarrás, 240 litros de Látex antihongo.

700 litros de enduido, 200 litros de fijador, 120 lijas de 180, 120 lijas de 100, 120 lijas de 80, 15 rodillos, 10 pinceles Nº7, 5 pinceles Nº 20, 5 pinceles Nº 30.

50 rollos de cinta de papel, 30 rollos de cartón corrugado, 30 entonadores negro, 30 entonadores ocre, 30 entonadores azul, 3200 kilos de cemento, 4000 kilos de cal, y 20 m³ de arena.

El costo de la obra ronda los 10,5 millones de pesos, por lo que la ayuda a la Fundación Cromos por medio de donaciones, resulta fundamental.

Quienes estén interesados en participar con su ayuda, pueden hacerlo comunicándose con la Fundación Cromos: 4988-0531. Más información en <www.fundacioncromos.org>, <cromos@sindromedeturner.org.ar>, y en <Facebook: /FundacionCromos.org>.

En obra

Cómo será el espacio. La obra se construirá en el primer subsuelo y contará con 420 metros cuadrados. Allí se ubicarán una sala de espera y admisión de pacientes, consultorios médicos, oficinas, salón de reuniones y seminarios, baños, office para el personal, dos laboratorios, cuarto de cultivo, cámara fría, sala de lavado de material y esterilización y sala de microscopio.

Textual

“El laboratorio es un aporte muy importante para el tratamiento de enfermedades y la investigación nacional. Estamos orgullosos y esperamos que pueda concluirse el próximo año”. Ernesto Da Ruos (director del Hospital de Clínicas)

Fuente: Tiempo Argentino

Sin comentarios en “Crean un laboratorio de Células Madre”

Deja tu comentario