NACIONALES

Cuál será el futuro de la Corte Suprema de Justicia sin Zaffaroni

El juez confirmó que este año se alejará del máximo tribunal, antes de cumplir 75 años. La Constitución estipula que al llegar a esa edad, los jueces deben retirarse o buscar la renovación de su acuerdo del Senado. Qué escenario abre esta decisión y qué impacto tiene sobre sus colegas que ya pasaron el límite constitucional.

Cuál será el futuro de la Corte Suprema de Justicia sin Zaffaroni

El juez Raúl Zaffaroni confirmó esta semana que renunciará a su cargo en la Corte Suprema de Justicia antes de que finalice el año 2014. Es que el 7 de enero de 2015 cumplirá 75 años y ese es el límite que fija la Constitución Nacional para el ejercicio de las funciones de los integrantes del máximo tribunal. “Cumplo 75 años y ese es el límite que dice la Constitución; los cargos en una República tienen que ser por un período de tiempo y luego deben terminar”, dijo al fundamentar su decisión y manifestar su oposición a la concepción de que los cargos deben ser vitalicios, ya que esa “es una característica monárquica y no republicana”.

El artículo 99, inciso 4, de la Carta Magna indica expresamente que “un nuevo nombramiento, precedido de igual acuerdo (del Senado), será necesario para mantener en el cargo a cualquiera de esos magistrados, una vez que cumplan la edad de setenta y cinco años. Todos los nombramientos de magistrados cuya edad sea la indicada o mayor se harán por cinco años, y podrán ser repetidos indefinidamente, por el mismo trámite”. Sin embargo, hay dos jueces que ya pasaron el umbral de los 75 años y siguen desempeñando tareas en la Corte sin haber obtenido un nuevo acuerdo senatorial. Uno es Carlos Fayt, que tiene 95 años y consiguió un fallo de la propia Corte para mantenerse aferrado a su sillón. El otro es Enrique Petracchi, de 78 años, quien consiguió una medida cautelar para seguir en el cargo.

Con la salida de Zaffaroni, el tribunal quedará compuesto por seis personas hasta que otra renuncie y quede, así, conformado por cinco jueces como estipula la ley sancionada en 2006. Descartadas las renuncias de Fayt y Petracchi, resta saber qué hará Carmen Argibay cuando cumpla 75 años en junio de este año. En diálogo con INFOnews, el profesor e investigador de la Universidad de Buenos Aires y especialista en Derecho Constitucional Lucas Arrimada analizó el escenario que se configurará tras la renuncia del juez y los posibles caminos que se le pueden abrir a la Corte a partir de este hecho.

Lucas Arrimada: Todo depende si la decisión de Zaffaroni es seguida por los demás. Puede ser que Argibay lo acompañe a Zaffaroni en la misma dirección. Por el silencio de los demás miembros de la Corte y porque ya conocían, estoy imaginando, el anuncio de Zaffaroni, no parecen que estén en esa misma sintonía. Quizás ellos interpreten diferente la Constitución que en este caso, desde mi punto de vista, es bien clara.

En este caso, me parece que la extensión de la transición depende de las tensiones e intentos para que alguno de los miembros restantes renuncie o se retire. No obstante, también es posible que se mantenga por un tiempo esa situación anormal. Sería raro pero todo puede pasar. Repito: yo todavía no escuché a ningún otro miembro hacer anuncios sobre sus respectivos futuros. En el caso de que Argibay acompañe en la decisión a Zaffaroni, me parece que está solucionado el problema, aunque sería una gran pérdida para la Corte. Sin embargo, debo marcar que es paradójico y quizás algo institucionalmente problemático que dos jueces nombrados hace menos de 10 años dejen su lugar a jueces como Petracchi y Fayt que tienen más de 30 años.

IN: Durante el tiempo que dure la transición, ¿se va a alcanzar la mayoría con un total de 4 votos sobre 6? ¿Qué pasaría en el eventual caso de que hubiera un empate 3-3?

LA: Exactamente, eso fue establecido por la Ley 26.183 que modificó la composición de la Corte en el 2006 y redujo el número de miembros de la Corte de 9 a 5, regulando el periodo de transición en el que estamos con 7, mientras los jueces voluntariamente se retiran. Es una situación excepcional pero regulada al efecto. Las votaciones se toman por mayoría absoluta, o sea 4 sobre 6. Específicamente, me parece que la Corte evitará esas situaciones de empate técnico 3-3 en el secreto espacio de sus acuerdos.

IN: ¿Qué despierta la renuncia de Zaffaroni, en cumplimiento de la Constitución Nacional, en relación a sus pares?

LA: Genera un escenario de evidente presión diplomática y un guiño para los demás, especialmente frente a Fayt y Petracchi, que ya están excedidos conforme el Art. 99 inciso 4 de la Constitución Nacional, aunque Fayt haya conseguido una decisión también de la propia Corte Suprema menemista.

Hay dos aspectos, entonces. El primero es que Zaffaroni renuncia a la Corte en una actitud totalmente coherente con la Constitución Nacional que dice que con 75 años se retira o necesita un nuevo acuerdo. Petracchi no cumplió con ese nuevo acuerdo. El segundo es que Zaffaroni renuncia a la Corte y no llegará a decidir o evaluar la constitucionalidad de su propio Código Penal. Diferente parece ser, si todo sigue igual, los casos de Lorenzetti y Highton con su Código Civil. Es diferente declarar inconstitucional una ley dictada por un legislador contingente o por un académico, y otra cosa por el presidente de la Corte Suprema o un juez de la Corte.

IN: El caso más resonante, sin embargo, es el de Carlos Fayt, que a los 95 años sigue en el cargo ¿Podemos hacer un repaso rápido sobre el Fallo Fayt?

LA: Tengo más problemas con el Fallo Fayt que con la situación del juez Fayt. No coincido con muchos de las decisiones de Fayt pero él ya tenía 75 años cumplidos cuando se reformó la Constitución Nacional. Ni se le aplicaba el artículo que se “declaró” nulo, y simbólicamente, se declaró nula la propia Constitución. Algo así como declarar inconstitucional la propia Constitución, caso “único” en la historia constitucional comparada. Los jueces de la Corte menemista dijeron que un artículo de la Constitución era “nulo”, no existía. Eso se suma al hecho que los jueces del caso Fayt deberían haberse excusado. Ellos mismos se beneficiaban de la cláusula que declaraban inconstitucional para su par.

IN: ¿Cuál es la consecuencia institucional de esa interpretación de la reforma hecha por los jueces?

LA: La reforma de la Constitución no impide que los jueces sigan en el cargo; simplemente establece un nuevo acuerdo. Todo poder del Estado debe tener límites y controles. Esa es la idea de democracia constitucional, del tener instituciones con reglas. Es muy negativa la reacción corporativa a un cambio establecido por la Asamblea Constituyente. Los jueces deberían respetar el texto, más cuando solamente, exige un nuevo acuerdo, no la renuncia inmediata.

Fuente: infonews

Sin comentarios en “Cuál será el futuro de la Corte Suprema de Justicia sin Zaffaroni”

Deja tu comentario