DEPORTES

La Policía Metropolitana, envuelta en un caso de espionaje y reventa de entradas

Un agente de la Policía Metropolitana del gobierno porteño aparece fuertemente vinculado a una maniobra de espionaje ilegal en el marco de la investigación por la reventa y falsificación de entradas de parte de la barra brava de River Plate.

La Policía Metropolitana, envuelta en un caso de espionaje y reventa de entradas

Alejandro Rivaud, ex agente de inteligencia de la Policía federal y actual empleado de la fuerza de seguridad del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, estaba supuestamente infiltrado en la barrabrava del equipo millonario en el marco de una investigación por reventa, aunque la Metropolitana tenga prohibido por ley ese tipo de tareas.

De acuerdo a lo publicado este lunes por el diario Tiempo Argentino, Rivaud, de 48 años y ex agente de la Policía Federal, reporta directamente a la Superintendencia de Investigaciones de la Metropolitana, a cargo de Carlos Alberto Kevorkian, y ahora la Justicia lo investiga para conocer su participación en la causa.

Es que de acuerdo a la ley de su creación en 2008, la fuerza ideada por Macri tiene prohibidas por ley las tareas de inteligencia, como las que llevaron a la causa que tiene procesado a Macri por las escuchas ilegales que protagonizó el ex espía Ciro James.

El artículo 29 de la Ley Nº 2894 de Seguridad Pública, que creó la Policía Metropolitana es bien específico y marca que “en ningún caso, el personal de la Policía Metropolitana, en el marco de las acciones y actividades propias de sus misiones y funciones”, puede “influir de cualquier modo” en la situación de “asociaciones o agrupaciones legales de cualquier tipo”, ni tampoco “obtener información, producir inteligencia o almacenar datos sobre personas”.

De acuerdo a Tiempo Argentino, si bien en un primer momento trascendió que la información para lograr la investigación había sido aportada por la Metropolitana, las escuchas telefónicas autorizadas por el juez Fernando Caunedo fueron solicitadas a la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE).

Rivaud fue, desde 1997, el encargado de liderar un sector especial de la División Investigación de Conductas Delictivas en Espectáculos Deportivos de la Policía Federal, también conocida como “conductas delictivas”, desde donde se supone que tuvo acceso a la posibilidad de conocer el negocio de la reventa de entradas a través del vínculo con los barras bravas.

A partir de 2012, Rivaud, que también había trabajado como personal civil de la Fuerza Aérea, selló su ingreso a la Metropolitana, un dato que no había sido revelado hasta hoy.

Según Campagnoli, Rivaud había formado parte de la maniobra de reventa y en una escucha entre Matías Goñi y Martín Araujo, dos de los líderes de la barra de River, se hace referencia a la supuesta “infiltración” por parte de la Metropolitana, tarea que no está prevista en los delitos que la fuerza tiene asignados por ley, lo que generó que ahora se sospeche sobre su participación en los ilícitos.

El fiscal había solicitado el allanamiento del club, de los domicilios particulares de los implicados y las detenciones del ex Presidente millonario Daniel Pasarella, del ex vicepresidente Diego Turnes; del responsable del área socios y ex vocal Eduardo Rabufetti, así como de los gerentes de la empresa Top Show y, por el lado de los policías, se pidió detener a Rivaud y a Alejandro Hayet, hijo del jefe de Asuntos Internos de la Federal.

Además, el fiscal señaló a los barrabravas Goñi, Araujo, Guillermo Godoy y José Uequín, quienes aparecen en la mayoría de las escuchas realizadas para intentar determinar si Rivaud, al estar cercano a esa estructura de su paso por la Federal, integraba la maniobra o si estaba realizando tareas de inteligencia para su es jefe Kevorkian, lo que está prohibido por la propia ley de creación de la Metropolitana.

La aparición de otro ex espía en las filas de la Metropolitana con el caso Rivaud remite directamente a la causa por las escuchas ilegales que tuvo por protagonista a Gerardo Ciro James, un abogado y aspirante a integrar la nueva fuerza que tenía un contrato del Ministerio de Educación porteño, pero que en realidad formaba parte de una trama de espionaje.

A raíz de esta investigación, la justicia tiene en sus manos la elevación de un juicio oral contra el jefe de gobierno Mauricio Macri, con procesamiento confirmado en tres oportunidades como integrante de una asociación ilícita que “pinchaba” teléfonos bajo una estructura enquistada en la administración porteña.

Fuente: Télam

Sin comentarios en “La Policía Metropolitana, envuelta en un caso de espionaje y reventa de entradas”

Deja tu comentario