MUNDO

Dilma libera fondos para financiar a ciudades afectadas por la lluvia

El dinero proviene de Defensa Civil de la Nación y la presidenta anunció que se eliminará cualquier barrera administrativa y burocrática. Los municipios contarán con una tarjeta magnética, cuyo uso será fiscalizado.

Dilma libera fondos para financiar a ciudades afectadas por la lluvia

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dispuso la implementación de una tarjeta magnética para que los municipios afectados por las intensas lluvias en el estado de Minas Gerais y Espírito Santo puedan afrontar las pérdidas estructurales que produjeron las precipitaciones de las últimas semanas, por las que 65 mil personas fueron evacuadas y al menos 45 murieron.

Rousseff anunció ayer que el Estado Nacional liberará recursos de emergencia para los municipios que hayan decretado estado de calamidad pública, después de sobrevolar las ciudades del este de Minas Gerais, donde 18 personas murieron desde octubre pasado, y reunirse con el gobernador de Minas, Antonio Anastasia. “Impactante” fue la palabra que usó la mandataria para describir lo que observó desde el aire.

Según informó la agencia oficial ABR, los recursos provendrán de Defensa Civil nacional y se podrán usar a través de una tarjeta electrónica con la que las comunas podrán pagar pequeños gastos de emergencia, como el arreglo de puentes o la compra de materiales necesarios para asistir a los damnificados.

“Será una tarjeta sin límites de gastos, pero todo lo que se adquiera con ella estará siendo fiscalizado en tiempo real por el gobierno. Toda compra realizada será informada electrónicamente al organismo responsable”, dijo la presidenta.

Por su parte, el gobernador Anastasia dijo que la prioridad absoluta ahora es atender a las víctimas. En un segundo momento, agregó, se realizará un inventario con las obras necesarias para recuperar la infraestructura de los municipios afectados.
“Así tendremos una idea de los valores que serán invertidos en esas obras”, indicó.

Para sobrevolar la región, Rousseff interrumpió sus vacaciones y viajó desde la base naval de Aratu, en el estado de Bahia, donde permanecerá de licencia hasta el próximo 5 de enero, hasta la ciudad de Governador Valadares, una de las más castigadas por las lluvias.

La acompañaron en el viaje los ministros de Salud, Alexandre Padilha; de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel; de Integración Nacional, Francisco Teixeira; y de Comunicación, Helena Chagas; además del secretario nacional de Defensa Civil, general Adriano Pereira Júnior.

Según los últimos datos de la Defensa Civil de Minas, un total de 18 personas fallecieron desde octubre pasado a raíz de las lluvias, 60 resultaron heridas y unas 10 mil tuvieron que abandonar sus casas.

Además, 36 ciudades decretaron situación de emergencia, más de 7000 casas resultaron dañadas y 116 quedaron completamente destruidas.

El martes, la presidenta realizó un vuelo similar sobre el estado de Espírito Santo, vecino de Minas Gerais y de Río de Janeiro, en el cual murieron 23 personas en los últimos diez días, y 61.379 tuvieron que ser evacuadas.

Según explicó el organismo, el cómputo de fallecidos y evacuados se ve dificultado porque existen localidades que se encuentran completamente aisladas por las inundaciones, sin vías de acceso terrestres disponibles, energía eléctrica, agua potable ni comunicación.

Expropian haciendas

El gobierno brasileño decretó la expropiación de 92 haciendas consideradas improductivas, en el marco de la reforma agraria encabezada por la presidenta Dilma Rousseff, para entregárselas a pequeños agricultores, informaron ayer fuentes oficiales.

Las expropiaciones, unidas a otras ocho anunciadas el pasado octubre, suman un área total de 1935,56 km2 y se reparten por 16 de los 27 estados que integran Brasil, según el Ministerio de Desarrollo Agrario.

Las propiedades declaradas de interés social corresponden a 193.500 hectáreas, lo que equivale a cerca de 190 mil campos de fútbol.

Las expropiaciones cumplen la meta que se había marcado el gobierno para este año, según dijo la presidenta Dilma Rousseff.

Las tierras serán repartidas entre 4670 familias de pequeños agricultores, aunque el Movimiento Sin Tierra (MST) fue crítico con el gobierno de Rousseff por entender que “paralizó” la reforma agraria. En un comunicado difundido calificó 2013 como “el peor año” de la reforma y precisó que el gobierno asentó a 159 familias en haciendas expropiadas, la cifra más baja desde la vuelta de la democracia en 1985.

Fuente: Tiempo argentino

Sin comentarios en “Dilma libera fondos para financiar a ciudades afectadas por la lluvia”

Deja tu comentario