CULTURA

Un muerto que no para de nacer: 26 años sin Luca Prodan

El artista murió el 22 de diciembre de 1987 de una cirrosis hepática a los 34 años. Sin imaginarlo, su imagen se transformó en un referente del rock nacional. Un amigo y excompañero argentino del colegio escocés Gordonstoun, Timmy McKern, lo invitó a vivir en las sierras de Córdoba. Luca no dudó y luego de unos años, aceptó. Una vez instalado en la casa de campo volvió a su pasión, la música.

Luca Prodan llegó a la Argentina escapando de las drogas. Este italiano, que estudió en Cambridge, Londres, experimentó de cerca la escena musical de Londres a fines de los ’70.  Allí conoció la furia del punk y varias bandas del momento que lo marcaron como Joy Division.

“Siempre me sorprendió la forma de reírse de las ironías del mundo”, destacó McKern, tiempo atrás a La Viola Web. Con una guitarra criolla compuso las primeras canciones que luego verían la luz con su banda Sumo. Ya su personalidad llamaba la atención de varios cordobeses.

Su visión del mundo quedó plasmado en sus letras. “Un libre pensador, una mente siempre activa. Una persona muy inteligente que comprendió muchas cosas antes de que pasaran. Luca entendió que lo comercial no es todo en la vida. Él buscaba que la gente se haga cargo de sus acciones pero que disfrute de la vida a pleno“, contó Andrea Prodan, hermano del cantante, a La Viola Web.

Sumo propuso un cambio en la música nacional. Y hasta cantó en inglés en plena Guerra de Malvinas. Varios de los seguidores de la banda tuvieron sus propios proyectos musicales como Los Fabulosos Cadillacs o Los Pericos.

“Era una banda muy punk, todavía ese estilo no estaba muy instalado en el país. Luca (Prodan) era un caso muy particular. Era un tipo muy especial para la época post Malvinas. Recuerdo que nos visitaba en la redacción de la revista Twist y Gritos que estaba en Callao y Santa Fe. Luca tenía una cultura muy grande”, contó el fotógrafo Aspix.

La muerte lo sorprendió un 22 de diciembre de 1987 en la habitación de la casa ubicada en la calle Alsina 451 en pleno casco histórico de la ciudad. Había sufrido un paro cardíaco debido a una grave hemorragia interna causada por una cirrosis hepática. Tenía 34 años.

Fuente: estacionk2.com

Sin comentarios en “Un muerto que no para de nacer: 26 años sin Luca Prodan”

Deja tu comentario