CIUDAD

Diagnóstico del trabajo infantil en Bahía Blanca

El diagnóstico apuntaba básicamente a poder detectar los principales sectores de la economía donde se realiza trabajo infantil, explicó la titular de Niñez, Adolescencia y Familia de la comuna, Lucía Martínez Zara. Se trabajó en ubicar las actividades, qué tipos de tareas, qué modalidad de trabajo y formas de remuneración existen en Bahía Blanca.

Diagnóstico del trabajo infantil en Bahía Blanca

“Lo que nosotros queríamos era poder tener un diagnóstico más general del trabajo infantil, que abarcara todo Bahía Blanca. Poder detectar bien qué modalidades hay en función de eso, junto con otros sectores sociales, pensar distintas estrategias de intervención en pos de erradicarlo”, dijo Martínez Zara en el programa “Un Toque”, que conduce el periodista Alejandro Filippone.

Resultado

Como anticipo del resultado, que todavía están elaborando, detectaron que las modalidades que tiene Bahía Blanca son de distinto tipo. “En Cerri suele haber tareas rurales en la producción de horticultura, cuidados de animales y cosecha de cebolla. Es una modalidad de trabajo familiar, tipo campesino, y son asalariados transitorios” explicó la funcionaria y agregó que; “La mayoría son de origen boliviano. Los chicos comienzan a trabajar a partir de los 8 ó 9 años de edad, siempre colaborando con la familia en las tareas que hacen en las huertas”.

En cuanto al relevamiento que se realizó en hornos ladrilleros, la titular de Niñez comunal indicó que, “En las tareas están relacionadas a la elaboración de ladrillos, tratamos de detectar qué tipo de labor realizan niños o jóvenes. Notamos que tiene que ver con apilamientos de ladrillos y corte de la maza arcillosa. La modalidad, es un trabajo asalariado como un transitorio. Ahí trabajan chicos a partir de los 12 ó 13 años y también ayudan a un familiar, no van solos” resaltó.

Además, narró la experiencia obtenida en un encuentro nacional, en el que el tema del trabajo infantil en hornos ladrilleros es igual en cualquier latitud del país. En este sentido, Martínez Zara dijo que: “En lo que tiene que ver con ladrilleros, tuve la posibilidad de estar hace 20 días atrás, participando de un encuentro nacional que se hizo sobre trabajo infantil, donde tuvimos la posibilidad de contar lo que se está haciendo en Bahía Blanca, pero lo más importante fue escuchar. Escuchar a los representantes de las distintas provincias, todas tienen distintas modalidades de trabajo infantil, pero había una que coincidía en todos los puntos del país, los ladrilleros”.

La Subsecretaria comunal, hizo referencia a la ley que rige en Argentina al decir que: “Recordemos que la ley autoriza que se puede trabajar a partir de los 16 años, para abajo, en edad, es ilegal y por eso importante que el estado detecte estas situaciones para poder intervenir.

Hay que tener presente que en cualquier modalidad de trabajo, para un niño es muy perjudicial, porque si bien no es un daño directo a la salud, muchas veces es indirecto, porque esto impide que el chicho tenga un crecimiento adecuado, impide que vaya al colegio. Muchas veces, por ejemplo, cuando es trabajo doméstico, hay niños pequeños que se han quemado cocinando.

Otra modalidad está vinculada a la carga y descarga de camiones. “Tiene que ver con el mercado de frutos, donde trabajan, generalmente, chicos de entre 12 y 16 años. También realizan tareas vinculadas al reciclado de la mercadería”, comentó la abogada.

En tanto, recordó que han tenido intervenciones junto con la delegación del ministerio de Trabajo, “con quienes hemos hecho inspecciones”, dijo.

Otra forma es el cartoneo. “Tiene que ver con la recolección y la clasificación de la basura. Esta es una modalidad que está más visibilizada por la sociedad. El diagnóstico justamente apunta a poder hacer visible modalidades que no lo son tanto. A poder problematizar, a poder pensar y copensar en conjunto a raíz de tener presente que hay modalidades que son muy duras y muy crudas que no se ven pero que existen y generan vulneración en los derechos de los chicos en nuestra ciudad”.

La venta ambulante. “Es otra metodología de trabajo infantil claramente visible para la sociedad, aunque a veces, de tan cotidiana que es se termina haciendo invisible. La mayoría de los niños que venden en la calle oscilan entre los 8 y 10 años. Inclusive suele verse a varios hermanitos y algunos son menores. Es importante que cuando se ven nenes pequeños que están vendiendo en la calle, llamen a la guardia del 911 que enseguida va un operador de calle y se da una respuesta social. En este tipo de labor de los chicos, la gente con buena intención y con ánimo de querer ayudar, compra lo que vendan, pero en realidad eso lo que hace es perpetuar ese círculo” indicó la funcionaria municipal.

El trabajo doméstico. Esta modalidad de trabajo infantil suele ser muy invisibilizada y de puertas para adentro, cuesta mucho detectarla.

Pela clandestina de camarones. “Esto generalmente sucede en Ingeniero White”, señalo, pero aclaró que, “Hoy no hay trabajo infantil vinculado a la pela de camarones, pero ha existido y hay que estar atentos porque suelen ser modalidades transitorias o temporarias que pueden volver a repetirse”.

Martínez Zara explicó los alcances del trabajo que llevan adelante, “Este diagnóstico tiene como objetivo poder determinar los distintos lugares, las distintas modalidades y en función de eso diseñar estrategias para poder estar presentes en cualquier lugar que puede haber una vulneración. El trabajo infantil es claramente una vulneración a los derechos de los chicos”.

“Nosotros entendemos que desde el municipio tenemos la posibilidad de usar herramientas que nos permitan actuar en conjunto con los distintos actores sociales. Somos un estado presente. Un estado que detecta y saca a luz las distintas problemáticas, y en función de ello trabajamos para que esté en las agendas”, enfatizó.

Por otra parte dijo que “Cuando más actores participan en estos trabajos, se amplían las bocas de detección. Somos más los ciudadanos que estamos alerta para ver cuando un niño presenta algún signo que puede indicar que está trabajando. En el colegio, hay casos de muchos chicos que se duermen o se distraen”.

De cada modalidad, donde detallamos también la tarea y la edad, hay una forma y un modo de remuneración. Este diagnóstico también pudo detectar cuánto se le paga a un chico por cada actividad. Si bien, lo que reciben depende de cada actividad. Los chicos que hacen venta ambulante o mendicidad, obtienen entre 50 y 300 pesos por día. Luego, los chicos que trabajan reciben alrededor de 15 pesos la hora. Esto surge todo de más de 40 entrevistas que se hicieron en distintos sectores de la ciudad con distintos actores, donde se fue relevando toda esta información que tiene que ver con las modalidades y con los montos”, resaltó.

Y agregó: “Notamos que algunas modalidades están en pie, otras no, otras son temporarias, cuando van los controles se van, pero hay que estar atentos porque vuelven. Nos ha pasado en los hornos ladrilleros muchas veces”.

También recordó que,“Este diagnóstico que se hizo no es de tipo cuantitativo, es cualitativo. Se hizo durante 3 meses en toda la ciudad. Es muy difícil poder detectar el número de niños trabajando, porque como decía antes, a veces está invisibilizado. Esta primera etapa pretendía hacer un trabajo que tiene que ver con las modalidades, y en función de ellas poder ir a esos lugares y una vez allí, tener un número preciso de la cantidad de niños trabajando”.

Además, Martínez Zara, analizó cómo afecta la escolaridad a los niños y niñas que trabajan, “Claramente el trabajo infantil afecta el trayecto escolar. Muchas veces implica que el chico no va. Otras veces va a la escuela, pero es una inserción formal, no es real, porque al estar trabajando asiste poco, porque está cansado y se desconcentra. Por eso nosotros venimos trabajando muy fuerte para detectar el trabajo infantil para visualizar también las consecuencias que tiene en los niños”.

Finalmente, la subsecretaria municipal repasó el listado de quienes colaboraron en la realización del diagnóstico en Bahía, “En este diagnóstico trabajaron dos consultores que financió la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Comisión Nacional de Radicación de Trabajo Infantil, cuya titular Pilar Rey Mendez fue recibida por el intendente Gustavo Bevilacqua, el Ministerio de Trabajo y varias organizaciones sociales. Todas estas partes están incluidas en la mesa, lo que ha permitido darle una importancia tal que ha hecho que tengamos mucho respaldo de otras entidades gubernamentales”.

Por último, anticipó que: “El próximo paso es la elaboración de un plan de acción que nos permita ir interviniendo de acuerdo a las modalidades que sean las prevalecientes en la ciudad para poder elaborar políticas públicas. Tiene que ver con el tipo de calidad de respuesta que tiene que dar el estado”, concluyó.

 

Sin comentarios en “Diagnóstico del trabajo infantil en Bahía Blanca”

Deja tu comentario