CIUDAD

Moirano sin filtro

Luego de que explicara su decisión de comparecer en Fiscalía para “que citen a Larraburu y a su testaferro político, el intendente, para que presenten todas las pruebas que dicen tener”, la senadora denarvaísta Nidia Moirano arremetió sobre las motivaciones que movilizan al referente massista Dámaso Larraburu, en lo que considera un “ataque político hacia su persona”. De paso, una vez más sostuvo: “No tengo nada irregular”. Estoy “cansada de que me amedrenten y me difamen”.

Moirano sin filtro

“No tengo nada irregular, por eso ya cansada de que me amedrenten y me difamen vía tuiter, al mediodía me presenté a la Fiscalía con un escrito solicitando que citen a Larraburu y a su testaferro político, el intendente, para que presenten todas las pruebas que dicen tener, tan, tan graves” dijo la senadora provincial Nidia Moirano, en diálogo con el programa “Un Toque” que conduce Alejandro Filippone.

Al repreguntale sobre el rol político de “testaferro” del dirigente Dámaso Larraburu, que le adjudicara al jefe comunal Gustavo Bevilacqua, la senadora ratificó sus dichos: “¿o no hace diez años que Larraburu saca y pone al intendente?; lo que pasa es que nadie lo dice” afirmó.

Al ser consultada sobre la acusación que pesa sobre ella, de haberse asido terrenos mediante la figura de usucapion, Moirano explicó: “hace aproximadamente 15 años compré dos chacras a titulares de dominio, gente muy conocida de Bahía Blanca, con muy buena posición económica y profesionales. Era un condominio que había nueve personas. Yo compré ocho partes” precisó.

“Eran dos chacras -reiteró-, y en la segunda, había un corrimiento de mensura, un problema de planos, que lo tiene toda esa zona” sostuvo. “Entonces cuando hacen la escritura, me ceden los derechos por corrimiento de mensura. Esta gente que me cede a mí, habían comprado en el año `74″ relató, para aclarar que esos propietarios habían adquirido esas tierras con el mismo “problema generalizado”.

“Yo no hice nada -al respecto- y en el 2009 empecé la prescripción adquisitiva o usucapión, que son sinónimos, de esas hectáreas que están integradas a la chacra” avaló.

“A su vez -reveló- un vecino me ocupa una parte de las parcelas mías, también por usucapión, por mensura”. En el mismo sentido, contó que “enfrente está el Ejército Argentino que tiene iniciado un juicio de usucapión de las mismas características, hace varios años”.

En cuanto a la tipificación de esos terrenos, Moirano sostuvo que no “son aptos para PROCREAR porque no pasa el agua por ahí. Si yo subdividiera, hoy los lotes que se me admitirían serían de 2.500 metros, o sea cada manzana, cuatro lotes”.

“Desde que comenzaron con el tema han ido variando de acusaciones”

Al igual que en la conferencia de prensa que diera este lunes, la senadora denarvaísta recorrió las diversas figuras, en términos legales, con las que el dirigente massista Dámaso Larraburu la acusara directamente de formar parte, del hasta ahora incierto número de nombres “que se quedaron con cientos de hectáreas en Bahía” bajo la modalidad de usucapión, supuestamente de manera indebida.

Ya enumerando los copiosos tuit de Larraburu, la legisladora puntualizó: “Dijeron usucapión, después `precio vil´, después `asociación ilícita´, después que iban a la banca 25, después que iba al Defensor de la Provincia de Buenos Aires, después dijo que `le gustaría dialogar conmigo sobre el tema, dije que sí que dialogaba, mañana dialoguemos -reprodujo Moirano su respuesta al referente massista-, y dijo que yo no le iba a imponer a él los plazos”.

“Entonces al mediodía dije basta -remarcó-, voy yo me presento a Fiscalía y que presenten todo lo que tengan” expresó claramente molesta.

“Interferencias en la Justicia”

Una vez más ante lo que ratifica como “un ataque político personal”, Moirano reconoció hacer “un poco de memoria” acerca de su gestión, buscando los motivos de la embestida del flamante directivo del Banco Provincia. “Hace 10 años aproximadamente, yo estaba en el Colegio de Abogados” cuando “hubo un tema de interferencias en la Justicia”.

Quien “interfería en la Justicia era Dámaso Larraburu” afirmó, para luego explicar: “Usted cuando es político, es muy razonable que el gobernador, cuando hay que designar a un juez o un fiscal de su zona, y haga la terna, le pregunte `qué te parecen estos tres´-relató-. Si a mí me lo preguntan respondería: `el más idóneo´-dijo-, y no al amigo que me prometa devolver favores, que es lo que ha hecho Larraburu”.

La senadora aclaro que ésta podría ser tan sólo una de las causas por las que el dirigente del massismo `le pasara factura´. Con el mismo tenor sumó la Causa Glasman: “según amigos de él -de Larraburu-, han comentado en los últimos días que nunca me va a  perdonar que fuera abogada de la Asociación Médica y de la familia” del médico asesinado.

De broche añadió: “Después entré en política, a hacer algo totalmente distinto a lo que hace Larraburu, que trabaja para él y sus amigos. Yo quiero hacer una política para trabajar por la gente. Tengo sensibilidad social y lo he demostrado”.

Finalmente recordó que este viernes, votó junto a dos legisladores más (Alejandro Dichiara y Silvia Pérez) en contra de su pliego de designación como uno de los directores del Banco Provincia de Buenos Aires.

 

 

 

Sin comentarios en “Moirano sin filtro”

Deja tu comentario