POLITICA

Granados cede más poder a la conducción uniformada policial

El ministro delegó la firma en el Jefe de la Policía, para cualquier reacomodamiento de policías, incluidas las sanciones y relevos, que antes no pasaban sin filtro del ex ministro Ricardo Casal.

Granados cede más poder a la conducción uniformada policial

El desembarco de Alejandro Granados al Ministerio de Seguridad, corporizó, con resolución formal, la ‘entrega’ del comando de conducción de la fuerza a los uniformados. Crítica habitual del sector más duro del kirchnerismo para con la administración Casal, la cuestionada “conducción policial” del Ministerio se formalizó ahora con “la firma” de todo tipo de cuestiones vinculadas con la operatividad de la fuerza que el actual ministro delegó en la persona del Jefe de la Policía, Hugo Matzkin.

En efecto, según pudo saber INFOCIELO, el actual jefe de policía tiene bajo su exclusivo campo de acción, todo tipo de decisión vinculado a, por ejemplo, traslados; relevos de uniformados y designaciones de los Jefes sin necesidad de ratificar, con firma del titular del área, Alejandro Granados, los reacomodamientos, que incluyen “sanciones” del personal policial.

Un conocedor de las cuestiones operativas de la cartera más caliente del Ejecutivo provincial, definió el ‘cambio’ de estrategia que aplicó Granados: “Con Ricardo Casal, no corrías ni a un vigilante de una comisaría, si no era con la firma del Ministro”. Ahora, según la nueva conducción, no hace falta el visto bueno del ministro de Seguridad para resolver esas cuestiones sensibles al accionar de la policía provincial. Las ‘sanciones’ son el principal ordenador operativo del accionar policial.

Desde que asumió al frente de la Cartera de Seguridad, Alejandro Granados se mostró activo en atender la demanda de los intendentes, pero más allá de algunas promesas públicas en materia de seguridad, particularmente en relación a la prevención del delito, no aplicó, en los hechos, ningún novedoso plan para combatir la delincuencia. El único en su especie, fue la creación de una “fuerza montada especial” para combatir a los “motochorros” en La Plata, una modalidad delictiva en constante ascenso.

No es la primera cesión de poder por parte de Granados a los uniformados. Después de la primera reunión del Consejo de Seguridad ampliado, el Ejecutivo apartó su figura de otra cuestión sensible en la administración del área, que había manejado con celosa exclusividad su antecesor Ricardo Casal: la comunicación.

Molestos por el reconocimiento que hizo Granados ante referentes de la oposición sobre la cantidad ‘real’ de efectivos en calle más la subejecución del área, dos temas ‘tabú’ para la administración Scioli que, fiel a su estilo, mantenía un discurso ‘armado’ para cada ocasión –la versión oficial negaba subejecuciones y contaba alrededor de 55 mil policías, contra los 32 mil que admitió Granados- en calle 6 corrieron al licenciado intendente de Ezeiza de la comunicación oficial de cada procedimiento, que también quedó en voz del jefe uniformado, Hugo Matzkin.

La Policía comunal, aún en veremos

Pese al promocionado avance en la redacción del Proyecto de ley de Policía Comunal, lo cierto es que en el núcleo duro del poder provincial persiste, aún, una puja entre el titular del área Alejandro Granados con la Jefatura de Gabinete bonaerense que había reformulado el proyecto original de Casal, con aportes aseguran que del diputado provincial Marcelo Saín.

Las diferencias empantanan la redacción final del proyecto, que aún no llegó a los legisladores sino a través de un precario borrador, con lo que el debate parlamentario del mismo puede demorarse por la puja interna incluso dentro del oficialismo entre una versión y otra de la promocionada futura nueva fuerza policial.

El proyecto de Granados, entienden en la Gobernación, no pasa la principal objeción del discurso sciolista para con la iniciativa impulsada previo a las elecciones por el Frente Renovador. Ocurre que la Provincia se comprometió a solventar el gasto operativo del nuevo uniformado, pero sólo en lo que hace “al salario mínimo” de los policías, según la escala básica del escalafón policial. De ahí en más, cada Municipio, deberá resolver según sus propias posibilidades financieras. Traducido: cuando avance la carrera policial, muchos distritos se verán imposibilitados de asumir el costo del ‘salario’ por sobre el ‘mínimo del escalafón’, con lo que, en los hechos, quedarán configuradas “policías de primera” y fuerzas “de segunda” según el tamaño de la billetera de cada distrito.

Fuente: Infocielo

Sin comentarios en “Granados cede más poder a la conducción uniformada policial”

Deja tu comentario