SALUD

Transpirar no ayuda a quemar grasas

El experto precisó que lejos de ser recomendable, buscar intencionalmente generar una mayor transpiración mediante esta clase de opciones hace mal a la salud. “Producir una transpiración superior, si uno se tapa todo, dificulta la eliminación del calor del cuerpo” sostiene el doctor Roberto Peidro, médico cardiólogo y especialista en medicina del deporte.

Transpirar no ayuda a quemar grasas

No es infrecuente escuchar que alguien decidió usar una faja o envolver su abdomen con film plástico de cocina antes de salir a correr o ir al gimnasio con la esperanza de lograr un mayor descenso de peso. Y si bien la balanza, después de llevar adelante ese tipo de práctica, puede revelar que se perdió peso, en realidad se trata solamente de un descenso transitorio producido por la eliminación de líquidos. Podría decirse que es “pan para hoy, hambre para mañana”.

“Transpirar no ayuda a quemar grasas. Las fajas y los pulóveres para transpirar mucho y eliminar peso, efectivamente hacen bajar de peso pero después se toma agua y se sube de peso de nuevo” , aclaró el doctor Roberto Peidro, médico cardiólogo y especialista en medicina del deporte.

El experto precisó que lejos de ser recomendable, buscar intencionalmente generar una mayor transpiración mediante esta clase de opciones hace mal a la salud. “Producir una transpiración superior, si uno se tapa todo, dificulta la eliminación del calor del cuerpo” , añadió.

Y es que la función de la sudoración en deportistas, como en cualquier persona, es regular el calor que se genera dentro del organismo por el aumento de temperatura secundario al ejercicio físico, es decir, a la obtención de energía.

“El organismo necesita energía superior a la que tiene en reposo para que el músculo pueda contraerse. De esta energía, se toma un 25% para la contracción y un 75% se disipa como calor, por lo tanto aumenta la temperatura dentro del cuerpo. La eliminación del calor se hace de distintas formas y una de ellas es a través de la transpiración. Para eliminar esa temperatura, el cuerpo se humedece y empieza a transpirar” , detalló Peidro.

Como ejemplo de la necesidad de permitir que el calor corporal se elimine sin obstáculos, el especialista en medicina del deporte puso el caso de los maratonistas. “Ellos corren casi desnudos, con un pantaloncito muy corto y apenas unos soquetes que sólo le tapan los pies. Esto es porque hay que hacer ejercicio con la menor ropa para poder precisamente eliminar el calor del cuerpo” , insistió.

Pero los mitos populares en torno a la transpiración no terminan ahí. Y esto es lo que Peidro aclaró sobre algunos de ellos.

- ¿Hacer ejercicio físico en lugares con aire acondicionado hace mal a la salud?

- Cuanto más fresco esté el lugar, mejor. Eso de pedir que apaguen el aire porque hace mal el frío es otro mito. Al contrario, el aire acondicionado tendría que estar prendido, e incluso ponerse adelante del aire es bueno porque eso facilita que haya eliminación de calor del cuerpo (se enfría la piel y eso es mejor).

- ¿Cuanta más agua se toma, más se transpira?

- En realidad hay un balance hídrico en el cuerpo, que está dado por lo que se toma y por lo que se elimina. Un porcentaje amplio del líquido corporal se elimina a través de la respiración. Y la transpiración es otra forma de eliminar líquidos. Si uno toma más líquido, puede eliminar más también.

No obstante, a nivel deportivo, no se aconseja tomar más cantidad de agua para transpirar más. Sino que hay que tomar el agua suficiente antes de tener sed, porque la sed es un síntoma tardío de deshidratación. Si el deportista tiene sed, ya está deshidratado. Al hacer deporte se pierde mucho más líquido por respiración y por transpiración por eso hay que tomar más líquido para que haya un balance normal.

- ¿Hay algún tipo de recomendación especial para los que practican deporte sobre la cantidad ideal de líquido que deben tomar?

- Sí. Existen medidas para saber cuánto líquido tomar. Por ejemplo, se puede calcular la “tasa de sudoración”, ya que la sudoración varía bastante entre un individuo y otro. Para ello, se pesa la persona antes y después del entrenamiento, y se incluye también en el cálculo la cantidad de líquido que tomó durante el entrenamiento y si orinó. Con esos datos se hace un balance que nos da la tasa de sudoración y lo que debería tomar esa persona. Esta es una buena herramienta para hidratarse correctamente. (Ver infografía)

- ¿Al transpirar se eliminan toxinas?

- No, lo que se elimina es el líquido que forman las glándulas sudoríparas, que en líneas generales tiene un contenido alto de sodio, de potasio y de magnesio. La transpiración está compuesta por diferentes elementos entre los cuales el agua es lo que predomina.

- ¿Cuál es la mejor fuente de hidratación?

- El agua está bien. Pero las bebidas deportivas también son buenas porque están más regulados los electrolitos que aportan, es decir la cantidad de sodio, magnesio y potasio. De modo que las pérdidas están compensadas por lo que se da en esa bebida deportiva, que debe tomarse antes, durante y después del entrenamiento, pero no más de 100 centímetros cúbicos por cada uno de estos tres momentos. Si uno toma mayor cantidad, no se puede eliminar del estómago y empieza la sensación de pesadez, las náuseas y los vómitos.

- ¿Las personas más entrenadas transpiran más?

- Sí. Es como si tuvieran un entrenamiento de la eliminación de calor. Como dijimos, la transpiración elimina el calor, es un termostato. Al entrenar deportivamente, se entrena también ese “termostato” o balance de temperatura.

- ¿Es cierto que los hombres transpiran más que las mujeres?

- Todos transpiran y el nivel de cada uno de transpiración depende de muchos factores. Sin embargo es cierto que la transpiración es mayor en el sexo masculino que en el femenino. En general, eso tiene que ver también con la superficie corporal -que los hombres suele ser mayor que en las mujeres-.

- ¿A medida que envejecemos transpiramos menos?

- Una persona que está entrenada mantiene esos niveles a medida que pasa el tiempo, pero es verdad que con los años se transpira menos.

- ¿Existen fármacos que alteren los mecanismos de transpiración?

- Sí, hay algunos fármacos que pueden alterarlos en parte. Por ejemplo, los betabloqueantes o los medicamentos antihipertensivos (para bajar la presión). En este último caso hay que ver si una pérdida de transpiración o de líquidos mayor implica después la necesidad de regularlo porque le puede bajar más la presión. Pero, en general, no es muy significativa la incidencia y presenta muchas diferencias individuales.

Fuente: Doctor Vid

Sin comentarios en “Transpirar no ayuda a quemar grasas”

Deja tu comentario