SALUD

Los efectos del bullying perduran incluso en la adultez

Enfermedades graves, dificultad para mantener un trabajo estable y una vida social pobre son algunos de los resultados negativos que deben afrontar quienes estuvieron expuestos a este flagelo durante su infancia.

Los efectos del bullying perduran incluso en la adultez

Desde hace tiempo se sabe que el bullying -es decir, el maltrato psicológico y físico por parte de los pares- durante la niñez implica un problema para los colegios, para los padres y para quienes elaboran políticas públicas. Y si bien lo niños pasan más tiempo con sus compañeros y amigos que con sus padres, hay relativamente poca investigación que intente entender el impacto que tienen este tipo de interacciones en sus vidas, más allá de la escuela.

Los resultados de un nuevo estudio, publicado en “Psychological Science” , la revista de la Asociación para la Ciencia Psicológica, resalta la medida en la que se ven aumentados los problemas vinculados con la salud, la pobreza y las relaciones sociales en aquellas personas expuestas al bullying.

Los científicos psicólogos Dieter Wolke, de la Universidad de Warwick, y William Copeland, del Centro Médico de la Universidad de Duke, lideraron el equipo de investigación, observando en profundidad el estudio de las víctimas e investigando el impacto en todos los afectados: las víctimas, los que ejercieron el bullying, y aquellos que entraron en ambas categorías, llamados “víctimas-bully”.

“No podemos continuar desestimando el bullying, creyendo que es algo inofensivo, casi inevitable, parte del crecimiento” , afirmó Wolke. “Necesitamos cambiar esta mentalidad y ver esto como un problema serio tanto para el individuo como para el país como un todo; los efectos son duraderos y significativos” , añadió.

Maltratadores y maltratados 

Aquellos que fueron víctimas y victimarios de bullying, las “víctimas-bully”, tuvieron mayor riesgo de padecer problemas de salud en la adultez, seis veces más probabilidades de ser diagnosticados con una enfermedad seria, fumar regularmente, o desarrollar un trastorno psiquiátrico, en comparación con aquellos que no estuvieron involucrados con el bullying.

Los resultados demuestran que las víctimas-bully son quizás el grupo más vulnerable de todos. Este grupo puede dedicarse al bullying luego de haber sido víctimas ellos mismos de bullying dado que podrían carecer de la regulación emocional o el apoyo necesario para superarlo.

“En el caso de las víctimas-bully, se evidencia cómo se puede extender el bullying cuando no es tratado” , prosiguió Wolke. “Ya están disponibles algunas intervenciones en las escuelas pero se necesitan nuevas herramientas para ayudar a que los profesionales de la salud identifiquen, monitoreen, y traten los efectos dañinos del bullying. El desafío que enfrentamos ahora es dedicarle tiempo y recursos a estas intervenciones para tratar de ponerle fin al bullying” , aclaró.

Todos los grupos fueron más del doble de propensos a tener dificultades para mantener un trabajo o poder ahorrar en comparación con aquellos que no estuvieron involucrados con el bullying. Por lo tanto, también mostraron una mayor tendencia a vivir en la pobreza durante la adultez.

Sin embargo, el estudio halló muy pocos efectos dañinos sobre la salud de quienes ejercieron el bullying. Luego de descartar la influencia de los problemas psiquiátricos durante la niñez y las adversidades familiares –que fueron prevalentes entre los que ejercieron el bullying-, el acto de bullying en sí mismo no pareció tener un impacto negativo en la adultez.

“Los que ejercen el bullying parecen ser niños con una tendencia antisocial prevalente, que saben cómo ponerse en el lugar de otros, y que utilizan a las víctimas-bully como sus ayudantes” , explicó Wolke.

“Es importante encontrar maneras de quitarle a estos niños la necesidad de someter a otros al bullying y, al hacer esto, proteger a la enorme cantidad de niños que sufren a mano de los que ejercen el bullying y que son los que tienen problemas más adelante en sus vidas” , apuntó.

Aunque no mostraron diferencias en la posibilidad de casarse o tener hijos, todos los grupos mostraron signos de tener dificultades para entablar relaciones sociales, en particular, cuando se trató de mantener amistades de largo plazo o de mantener buenos vínculos con los padres en la adultez.

Fuente: Doctor Vid

Sin comentarios en “Los efectos del bullying perduran incluso en la adultez”

Deja tu comentario