SALUD

¿Qué debería hacer si tengo síntomas de pérdida de la memoria?

Todas las personas se olvidan cosas. ¿Quién no ha perdido una llave o se ha olvidado de una cita?, pero ¿cuánta y qué clase de pérdida de la memoria forman parte del proceso de envejecimiento normal?

¿Qué debería hacer si tengo síntomas de pérdida de la memoria?

Todas las personas se olvidan cosas. ¿Quién no ha perdido una llave o se ha olvidado de una cita? Cuando esto ocurre, la mayoría de nosotros nos reímos a nosotros mismos y hacemos algún comentario indicando que el hecho es un signo de envejecimiento, particularmente cuando esto ocurre en la edad media de la vida. Sin embargo, si bien también podemos bromear acerca de nuestros olvidos cuando somos adultos mayores, también podemos preocuparnos interiormente sobre la posibilidad de que se trate de un signo de la enfermedad de Alzheimer. Muchos adultos mayores se preguntan cuánta y qué clase de pérdida de la memoria forman parte
del proceso de envejecimiento normal. También les preocupa cuánta y qué tipo de pérdida de la memoria están asociados con la demencia.
¿Cómo ocurre la pérdida de la memoria?
A continuación se describen tres tipos diferentes de pérdida de la memoria los cuales tienen distintas causas. Pérdida normal de la memoria Los cambios que ocurren en su cuerpo con el transcurso de los años pueden afectar la pérdida de la memoria. Al cumplir 20 años de edad, uno comienza gradualmente a perder células cerebrales y el número de las mismas que se pierde aumenta con la edad. Nuestro
cuerpo también comienza a formar una menor cantidad de sustancias químicas que son necesarias para que las células cerebrales funcionen. Estos cambios influyen sobre la manera en la cual el cerebro almacena la memoria reciente lo cual causa, por ejemplo, que usted se olvide la dirección de un lugar de donde acaba de venir. Este tipo de pérdida de la memoria es normal en una persona mayor.
Parecería que el viejo adagio “utilícelo o piérdalo” (use it or lose it) tiene alguna aplicación en la prevención o enlentecimiento de la pérdida de la memoria relacionada con la edad. Mantenga su mente ágil participando en actividades mentales estimulantes (por ejemplo: lectura, rompecabezas). Investigaciones recientes han sugerido que actividades como el baile o el bingo pueden afectar a la memoria en una forma positiva. Además, usted puede también utilizar técnicas  para recordar pequeños detalles (como por ejemplo: confeccionar una lista de las cosas que tiene o desea hacer en un cuaderno separado; usar un calendario para recordar citas; mantener las cosas  que usted utiliza todos los días, como las llaves de su casa, en el mismo lugar; repetirse los nombres de la nueva gente que conoce).

Pérdida reversible de la memoria
Algunos problemas médicos que son tratables pueden causar síntomas como olvidos y pérdida de la memoria a corto plazo. Algunas veces la pérdida de la memoria puede deberse a reacciones a una medicación, tumores cerebrales, problemas de tiroides, lesiones en la cabeza, fiebre alta, deshidratación, consumo de alcohol, deficiencia de vitamina B12 o escasa nutrición. Es  importante que usted conozca acerca de los problemas de la memoria y que su médico determine si el tipo de pérdida que usted padece puede curarse parcial o completamente con un tratamiento. El grado de reversibilidad frecuentemente depende de cuán rápidamente se trata la causa subyacente.
Las situaciones traumáticas o estresantes de la vida, así como también ciertas emociones (como por ejemplo: ansiedad y depresión)
pueden afectar la concentración y causar pérdida de la memoria a corto plazo o reversible. Eventos importantes en la vida de uno (como la reubicación o cambios bruscos en la situación de trabajo) pueden contribuir a la presentación de confusión o tristeza. Cuando uno está atravesando el dolor por la pérdida inesperada de un ser querido, por ejemplo, o cuando uno se siente solitario o aislado, su capacidad para recordar situaciones, gente u otras circunstancias de la vida puede disminuir.

Cuando la pérdida de la memoria está conectada con su salud mental general, ésta puede aliviarse al comenzar la adaptación a las nuevas circunstancias o al recibir el tratamiento para las emociones difíciles que están afectando su sensación de bienestar.
Pérdida permanente de la memoria3 Algunas enfermedades como la enfermedad de Alzheimer o la demencia vascular (la cual resulta de pequeños derrames o strokees), pueden causar daño permanente e irreversible a las células cerebrales. La mayoría de los casos (el 90%) de demencia establecida (condición médica que altera la forma en la cual funciona el cerebro) son o la enfermedad de Alzheimer o demencias vasculares. Estos tipos de demencias generalmente requieren atención médica especializada para diagnosticarlas mejor y tratarlas más adecuadamente.

¿Cuándo debería preocuparme acerca de la pérdida de la memoria?
Actos como olvidarse donde dejó su billetera o dejar su tarjeta de crédito en el mostrador de una tienda se consideran olvidos. A
medida que envejecemos, es común experimentar momentos de olvido. Sin embargo cuando los olvidos se hacen frecuentes y repetidos, y afectan muchas áreas de su vida, son una causa de preocupación. A continuación se listan algunos ejemplos:

• Repetir las mismas frases, preguntas, o historias en la misma conversación
• Olvidarse cómo hacer tareas de rutina (como por ejemplo: cepillarse los dientes)
• No poder estar al tanto de lo que pasa cada día (por ejemplo: no poder recordar cuál de los medicamentos de la mañana tomó)
• Olvidarse cómo realizar tareas diarias o comunes (por ejemplo: bañarse, peinarse el cabello, apagar una plancha)
• Confundirse acerca de qué día de la semana es

• Dificultad al tomar decisiones o al manejar el dinero
• Perderse en lugares conocidos
• Colocar objetos en lugares inusuales (por ejemplo: poner el cepillo para el cabello en el freezer)
• Tener amigos o familiares que están preocupados por su memoria
¿Qué debería hacer si tengo síntomas de pérdida de la memoria?4
Si usted identifica alguno de los síntomas expresados anteriormente, recuerde que es muy normal sentirse ansioso y hasta avergonzado.
También es común tener miedo y negar lo que nos está sucediendo.
Lo mejor que se puede hacer es poner sus dudas a un costado y consultar con su médico para que éste le realice un examen físico completo para determinar la causa de su pérdida de la memoria.
Recuerde que algunas de las causas de pérdida de la memoria son reversibles e incluso aquellas que no lo son pueden disminuirse con un tratamiento. Con frecuencia, la causa verdadera de los olvidos no es muy aparente y sólo un médico puede ayudarle a diagnosticar la causa real de su pérdida de la memoria.
Normalmente, la evaluación de un médico incluirá la revisión de su historial médico y de salud mental, antecedentes familiares, un examen físico, pruebas de laboratorio, un scan del cerebro, y  pruebas orales y escritas para medir cosas como su memoria, atención, lenguaje y pensamiento. Con frecuencia su médico necesita involucrar a otros especialistas para recolectar esta información y realizar un diagnóstico informado. Esta evaluación extensa le indicará a su médico si su pérdida de la memoria es  normal, reversible o permanente.
¿Qué debería hacer si tengo pérdida de la memoria permanente?
El diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer o de otra demencia permanente es frecuentemente devastador y puede causar bastante
temor. Sin embargo, mucha gente encuentra alivio al saber que no están solos y al hablar con otros que están atravesando lo mismo y
están sobrellevando la enfermedad y preparándose para cambios  similares. Los grupos de apoyo son lugares importantes para obtener
información sobre la enfermedad, recursos comunitarios y  estrategias prácticas para la resolución de problemas. Existe una riqueza de información excelente sobre la enfermedad de Alzheimer y otras demencias permanentes para los pacientes y sus familiares  en Internet, bibliotecas y librerías, y a través de organizaciones  locales y nacionales.
Dónde obtener ayuda. Recursos gubernamentales
Centro de Educación y Derivación de la Enfermedad de Alzheimer(Alzheimer’s Disease Education and Referral Center, ADEAR). Un centro del Instituto Nacional de Envejecimiento (National Institute on Aging, NIA) creado para compilar, archivar y difundir información concerniente a la enfermedad de Alzheimer tanto a profesionales de la salud como a los pacientes que sufren la enfermedad y a sus familiares. Teléfono: 800-438-4380. Sitio Web: www.alzheimers.org
Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH). El Sitio Web para las Personas Mayores (Senior Health Web site) del NIH define la enfermedad de Alzheimer, sus causas, factores de riesgo, síntomas, tratamientos e investigación. Incluye un video que, aunque breve, trata acerca de cómo la enfermedad de Alzheimer afecta las neuronas del cerebro (al final de la sección Alzheimer’s’ Disease Defined).
Sitio Web: www.nihseniorhealth.gov/alzheimersdisease/toc.html
Recursos sin fines de lucro

La Línea Directa del Centro Nacional de la Asociación para la Enfermedad de Alzheimer (The Alzheimer’s Association Nationwide Center Helpline). La línea directa de esta asociación sirve a personas que padecen pérdida de la memoria, a las personas que cuidan dichos pacientes, a los profesionales de la salud y al público general. El personal de la línea directa brinda guía e información confiables a aquellos necesitados. Las líneas de teléfono están abiertas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.
Teléfono: 800-272-3900
Sitio Web: www.alz.org
Servicio de Difusión Pública: las personas que olvidan, un retrato de la enfermedad de Alzheimer(Public Broadcasting Service: The orgetting, A Portrait of Alzheimer’s). El contenido de este programa, el cual recibió un premio Emmy en el 2004, cubre los síntomas, los factores de riesgo, los métodos para sobrellevar la enfermedad y recursos. Sitio Web: www.pbs.org/theforgetting

Sin comentarios en “¿Qué debería hacer si tengo síntomas de pérdida de la memoria?”

Deja tu comentario