ECONOMIA

Preocupación por el calor en el sector sojero

Los especialistas alertaron por una repercusión negativa en las cosechas al asegurar que durante lo que resta de la primavera y el verano “se mantendrá una alta probabilidad de riesgo climático”.

Una discrepancia entre meteorólogos y especialistas en agroclima quedó develada: la sucesión de lluvias y mal tiempo que afectan principalmente la siembra de soja no responde al fenómeno “El Niño” porque éste es inexistente, en cambio son responsables el calor y vapor que se cierne en un área sobre el Atlántico sur.

“En el Atlántico sur hay una zona anómala cálida que es una verdadera fuente de vapor para el continente, esa humedad precipita”, nos indicó, Liliana Núñez, jefa del departamento de Agrometeorología del Servicio Meteorológico Nacional.

La especialista había insistido a esta columnista que no había El Niño porque los principales servicios meteorológicos del mundo coincidían en esa apreciación.

Finalmente el último baluarte que defendía la existencia de El Niño, es decir el especialista en agroclimatología, Eduardo Sierra, claudicó.

Así el viernes, la Bolsa de Cereales porteña publicó con su respaldo que “El Niño” detuvo su crecimiento, pero el calentamiento del Océano Atlántico “continuará perturbando durante los próximos meses”.

Para Sierra, el episodio de “El Niño” fue el “que afectó el inicio de la campaña agrícola 2012-2013″ y se distinguió por ser uno de “los más precoces e intensos registrados hasta el presente, provocando precipitaciones invernales y primaverales muy por encima de lo normal”.

Estas lluvias “anegaron gran parte de la Cuenca del Río Salado de la provincia de Buenos Aires, en la Cuenca del Río Quinto en la provincia de Córdoba, y en varias otras cuencas de la Región Pampeana, obstaculizando la cosecha de los cultivos de invierno y retrasando notablemente la siembra de los de verano”.

“Por estas causas, durante lo que resta de la primavera y el verano, se mantendrá una alta probabilidad de riesgo climático”, indicó Sierra

De este modo, la misma Bolsa porteña a través del Panorama Agrícola Semanal destacó parte del perjuicio: la campaña de soja tiene un retraso en la siembra del 15 por ciento respecto del año anterior y hasta el momento, época de implantación de segunda o tardía, está sembrado un poco más del 50 por ciento de las 19.7 millones de hectáreas previstas.

Esta semana también salió al cruce del tema, el Instituto de Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) que dirige el economista Nadín Argañaraz.

Si bien todavía se mantiene, alertó, una expectativa de cosecha en el otoño próximo de 55 millones de toneladas de la soja 2012-2013, ésta se encontraría en niveles históricamente altos con un valor de 27.610 millones de dólares, es decir 5.521 millones de dólares más que la pasada campaña.

No obstante, el trabajo advirtió que “las fuertes lluvias podrían contrarrestar las previsiones de ingreso de soja-dólares al país”.

“Por cada millón de toneladas menos de producción sojera para la campaña 2012-2013, ingresarían 427 millones de dólares menos”, sostuvo el IARAF, un descenso que implicaría 149 millones de dólares menos de “ingresos al Estado en concepto de retenciones a las exportaciones”.

El Gobierno, por su parte, se ocupó del candente asunto del biodiésel que con el alto nivel de retenciones móviles y bajo precio del biocombustible que se compra en el mercado interno para cortar al siete por ciento el gasoil como marca la ley, no había permitido a las plantas PYmes producirlo y en consecuencia dejaron de funcionar.

Finalmente, la Secretaría de Energía publicó el último jueves una solución que llevó a las 26 plantas PYmes a recomenzar lentamente a producir biodiésel: volvió a cambiar el precio y segmentó el mercado en tres categorías de empresas proveedoras, grandes, medianas y pequeñas con el precio más alto para las firmas de menor envergadura: la tonelada para éstas es de 5.333,29 pesos.

Héctor Bolzán, productor de biodiésel en la localidad de María Luisa, en Entre Ríos, nos confirmó: “no nos podemos quejar, las plantas se están poniendo en funcionamiento, le han dado valor a las pequeñas, medianas y grandes, todos vamos a poder trabajar”.

Al empresario no le produce temor que dentro de 15 días cambien el precio del biodiésel: “si utilizan la misma fórmula que usaron para diciembre y retroactivo al 15 de noviembre, no habrá problemas”, indicó.

Sin embargo, desde el sector oficial logró preocuparse al sector de los periodistas agropecuarios y fue a raíz de la demanda civil que le entabló el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray a Matías Longoni, quien escribió el libro “Sin Control”.

En esa investigación consigna hechos que consideró irregulares como subsidios entregados durante el paso por el funcionario en la ex ONCCA.

Echegaray logró que las dos asociaciones más importantes que agrupan a los periodistas de agro se pusieran de acuerdo en su repudio a la millonaria demanda por supuestos “daños y perjuicios”, de 1.277.167 pesos.

Longoni evaluó que prefiere ir preso antes de que pagar lo que demandaría más de una década de trabajo para pagar esa suma.

La Asociación Bonaerense de Periodistas Agropecuarios (Abopa) vio con preocupación la “inadmisible arremetida” contra Longoni y la calificó incluso de un “intento por vulnerar el periodismo de investigación que tantas veces a lo largo de la historia del país, fue fiel cronista de los tiempos e iluminó el camino de la sociedad”.

Desde el Círculo Argentino de Periodistas Agrarios (CAPA) recordó que la pesquisa de Longoni derivó en dos causas judiciales y en la intervención del Congreso, con la creación de una comisión investigadora informal en la Cámara de Diputados y que además la Oficina Anticorrupción, en un informe propio, confirmó la investigación del periodista.

(El Día)

Sin comentarios en “Preocupación por el calor en el sector sojero”

Deja tu comentario